Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Ciudad de la Justicia de Valencia vuelve a cerrar hasta el lunes por el incendio

El Tribunal Superior vuelve a clausurar el edificio tras los informes médicos sobre problemas respiratorios y oculares de trabajadores

Ventanas abiertas en la Ciudad de la Justicia de Valencia para ventilar el edificio tras el incendio sufrido.
Ventanas abiertas en la Ciudad de la Justicia de Valencia para ventilar el edificio tras el incendio sufrido.

Pocas horas después de reabrir las puertas este miércoles, el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana ha acordado volver a cerrar la Ciudad de la Justicia de Valencia, al menos hasta la semana que viene. El motivo han sido los informes médicos que advierten de "dolencias respiratorias y oculares" presentadas por algunos trabajadores del edificio, y que se atribuyen a las partículas en suspensión que sigue habiendo en el complejo, originadas por el incendio que el domingo afectó a cuatro juzgados del orden civil.

La decisión aprobada por la sala de gobierno del tribunal señala que "mientras no quede garantizada la salubridad y seguridad de ese edificio por la Consejería de Justicia, se prorroga la inhabilidad procesal en tanto no se asegure la inexistencia de riesgo alguno para el desarrollo de la actividad jurisdiccional".

La excepción, además de los juzgados de Guardia que no han dejado de funcionar, será el Registro Civil, que continuará abierto, aunque "exclusivamente para la celebración de bodas, por tener acceso diferente al del edificio de la Ciudad de la Justicia".

Procesalmente, esto es, para el cálculo de plazos judiciales, se prorroga la inhabilidad hasta el lunes que viene, cuando volverán a valorarse las "circunstancias" para decidir si se reabre o no el complejo. La medida afectará a centenares de actos judiciales. Además del Registro Civil y los Juzgados de Valencia, el inmueble aloja a la Fiscalía y a la Audiencia provincial.

La consejera de Justicia, Gabriel Bravo, ha señalado que tres informes, elaborados por el Instituto Valenciano de Seguridad y Salud en el Trabajo (Invassat), el servicio de Infraestructuras de la consejería, y una empresa externa concluyeron que el complejo reunía las condiciones para ser reabierto.

Y así ha ocurrido este miércoles por la mañana, al menos parcialmente. Una veintena de juzgados de la misma ala en el que se encuentran los cuatro quemados, el Uno, Dos, Tres y Cuatro de Primera Instancia, han permanecido cerrados.

Quejas de los funcionarios

El día se había declarado inhábil desde el punto de vista procesal en previsión de los problemas que pudieran surgir, y a lo largo de la mañana se observaba un movimiento inferior al habitual en su enorme hall acristalado. Entre las pocas personas que se iba caminando por él, un grupo de funcionarios que salía a almorzar se quejaba del fuerte olor a quemado que seguían notando.

Bravo ha asegurado que las mediciones efectuadas reflejaban que el aire en el interior del inmueble no representaba un peligro para la salud. Pero tras los problemas manifestados por los trabajadores, reflejadas en informes del servicio médico de la Mutualidad General Judicial, situado en el mismo edificio, la Generalitat ha vuelto a enviar a los técnicos a efectuar una revisión.

Antes del lunes, los restos del incendio serán retirados para evitar que sigan desprendiendo olor y partículas en suspensión, que podrían haberse esparcido a través del sistema de aire acondicionado.

Más información