Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El desalojo que los vecinos denuncian y los Mossos niegan

El Ayuntamiento pedirá información a la Generalitat para esclarecer lo ocurrido

Vecinos concentrados a las puertas del número 151 de la calle Entença de Barcelona.
Vecinos concentrados a las puertas del número 151 de la calle Entença de Barcelona.

Una treintena de personas se concentraron ayer ante el número 151 de la calle de Entença de Barcelona para denunciar el desalojo “sin orden judicial” de cuatro viviendas del edificio ocurrido la tarde del martes. Los Mossos lo niegan. Aseguran que acudieron al bloque después de recibir el aviso de “un responsable de la propiedad” ante un intento de ocupación, pero que al llegar no había nadie en el interior de las cuatro viviendas sospechosas. La policía catalana sí intervino en la puerta del inmueble, donde se concentraron varias personas. El Consistorio pedirá más información sobre el incidente.

Pagando el alquiler de un contrato caducado

Sofía es una de las vecinas del número 151 de la calle Entença. Lleva 18 años viviendo en uno de los 12 pisos del inmueble pegado a la cárcel Modelo y este año su contrato temporal ha caducado. Hace unos meses un burofax le avisaba que tenía un mes y medio para abandonar la vivienda. “Se acabó el contrato y no me lo quieren renovar”, asegura.

Sofía no está dispuesta a abandonar su piso y ha decidido continuar pagando el alquiler vía giro postal. “Tengo toda la vida hecha aquí”, dice entre lágrimas mientras afirma que continuará luchando.

“Me hicieron salir del piso”, mantenía ayer Alicia. Tiene 68 años y afirmaba que llevaba desde el sábado instalada en uno de los pisos. Aseguraba que un representante del administrador de la finca acompañado de un par de “matones” la engañaron para salir de la vivienda. Sandra y su hijo de siete años no se encontraban en el edificio cuando los Mossos llegaron al inmueble. “Continuamos viviendo en la calle”, lamentaba Sandra a quién el Ayuntamiento ofreció quedarse en un alojamiento pagado durante unos días.

Juan Gómez lleva 36 años viviendo en el edificio. Su contrato data del 1981. Paga unos 700 euros mensuales. Gómez aseguraba ayer que tanto Alicia como Sandra llevan al menos desde el sábado viviendo en el inmueble. Según el vecino todo el altercado se debe a un principio de acuerdo que tiene el propietario con un fondo de inversión que pretende comprar todo el edificio.

El alcalde accidental, Jaume Asens, el concejal de presidencia, Eloi Badia, y la concejal de Ciutat Vella, Gala Pin, se personaron la tarde del martes ante el 151 de la calle de Entença. Pin explicó ayer que se enteraron de la intervención policial “gracias a las redes sociales”. El Consistorio activó los servicios del centro de urgencias y emergencias sociales de Barcelona (CUESB) para atender a los desalojados. “La información que nos dio la policía no cuadra con la de los vecinos y por eso hemos solicitado a la Generalitat más documentación que nos esclarezcan los hechos”, mantuvo ayer la concejal de Ciutat Vella.

Más información