Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sabadell sanciona a Ikea y Leroy Merlin por tributar como pequeña empresa

El Ayuntamiento multa a los centros comerciales con 720.000 por "anomalías" en el IAE

El Ikea de Sabadell.
El Ikea de Sabadell.

El Ayuntamiento de Sabadell ha multado a Ikea y Leroy Merlin con un total de 720.000 euros por “anomalías” en el Impuesto de Actividades Económicas (IAE). La sanción llega después de que el Consistorio abriera un expediente a varios centros comerciales que tributaban como tienda especializada y no como gran superficie. Con esta práctica, estos grandes comercios se habrían ahorrado, según el gobierno municipal, hasta 1,45 millones de euros entre 2012 y 2015, un importe que las empresas ya han pagado. Los centros comerciales, que han presentado un recurso a los tribunales, defienden que Hacienda avaló este tipo de tributación.

En el año 2015 el Ayuntamiento de Sabadell, justo después de cambiar de color político, inició una revisión de los impuestos que pagaban los diferentes centros comerciales de la ciudad y detectó que los situados en el nuevo polígono de Sant Pau Riu Sec (Ikea, Leroy Merlin y Conforama) estaban tributando como pequeño comercio. “Vimos que estaban dados de alta varias veces como tiendas especializadas de bricolaje, cocina, etc., así que no pagaban por los espacios comunes, como los pasillos o los aparcamientos. Esto les permite pagar como pequeño comercio y no como gran superficie, que es lo que les tocaría”, explica el concejal de Nueva Economía y Servicios Centrales, Albert Boada (Crida per Sabadell, formada por la CUP y otros movimientos sociales). 

En julio de 2016, el Ayuntamiento abrió un expediente a estas tres empresas reclamándoles la regularización de los impuestos pendientes, un total de 1,45 millones, desde 2012 (año que abrieron los comercios) a 2015.

Desde Ikea y Leroy Merlin defienden que consultaron a la Dirección General de Tributos, que avaló esta forma de presentar el IAE. Las dos empresas han interpuesto un recurso contencioso administrativo contra el Ayuntamiento, que todavía no se ha resuelto. Desde Ikea admiten que se dieron de alta en diferentes epígrafes del IAE y pagaban “por todas las actividades que ofrecen en los diferentes espacios. La principal es la de muebles, pero también se paga por la parte textil, los restaurantes...”. La multinacional sueca afirma que “en ningún caso han evadido o eludido impuestos o cometido ninguna irregularidad”, pero admite que ha modificado el alta en el IAE a raíz de esta sanción y ahora tributa como gran superficie. “Se ha cambiado porque no queremos más sanciones”, apunta una portavoz de la empresa.

Después de la regularización, el Consistorio les ha impuesto una sanción por un importe global de 720.000 euros por “infracción tributaria grave”, al no haber hecho correctamente, a su parecer, el alta del IAE. “Nadie lo mira por defecto, pero es una práctica que hacen muchas grandes superficies en muchos sitios para pagar el mínimo de impuestos. Tendría que haber una alianza fuerte entre las administraciones para enfrentarse a estas grandes superficies y, de paso, defender el pequeño comercio”, reclama Boada. 

Pero Sabadell no solo está revisando con lupa los recibos del IAE de las grandes superficies. Ahora también está inspeccionando el impuesto de construcciones, instalaciones y obras, para determinar si estas empresas del polígono Sant Pau Riu Sec han declarado correctamente el coste de construcción de sus centros. 

[*****]<CW-22>Con esta práctica, estos grandes comercios se habrían ahorrado, según el gobierno municipal, hasta 1,45 millones de euros entre 2012 y 2015, un importe que las empresas ya han pagado. Los centros comerciales, que han presentado un recurso a los tribunales, defienden que Hacienda avaló este tipo de tributación.[/*****]En el año 2015 el Ayuntamiento de Sabadell, justo después de cambiar de color político, inició una revisión de los impuestos que pagaban los diferentes centros comerciales de la ciudad y detectó que los situados en el nuevo polígono de Sant Pau Riu Sec (Ikea, Leroy Merlin y Conforama) estaban tributando como pequeño comercio. “Vimos que estaban dados de alta varias veces como tiendas especializadas de bricolaje, cocina, etc., así que no pagaban por los espacios comunes, como los pasillos o los aparcamientos. Esto les permite pagar como pequeño comercio y no como gran superficie, que es lo que les tocaría”, explica el concejal de Nueva Economía y Servicios Centrales, Albert Boada (Crida per Sabadell, formada por la CUP y otros movimientos sociales). En julio de 2016, el Ayuntamiento abrió un expediente a estas tres empresas reclamándoles la regularización de los impuestos pendientes, un total de 1,45 millones, desde 2012 (año que abrieron los comercios) a 2015.Desde Ikea y Leroy Merlin defienden que consultaron a la Dirección General de Tributos, que avaló esta forma de presentar el IAE. Las dos empresas han interpuesto un recurso contencioso administrativo contra el Ayuntamiento, que todavía no se ha resuelto. Desde Ikea admiten que se dieron de alta en diferentes epígrafes del IAE y pagaban “por todas las actividades que ofrecen en los diferentes espacios. La principal es la de muebles, pero también se paga por la parte textil, los restaurantes...”. La multinacional sueca afirma que “en ningún caso han evadido o eludido impuestos o cometido ninguna irregularidad”, pero admite que ha modificado el alta en el IAE a raíz de esta sanción y ahora tributa como gran superficie. “Se ha cambiado porque no queremos más sanciones”, apunta una portavoz de la empresa.Después de la regularización, el Consistorio les ha impuesto una sanción por un importe global de 720.000 euros por “infracción tributaria grave”, al no haber hecho correctamente, a su parecer, el alta del IAE. “Nadie lo mira por defecto, pero es una práctica que hacen muchas grandes superficies en muchos sitios para pagar el mínimo de impuestos. Tendría que haber una alianza fuerte entre las administraciones para enfrentarse a estas grandes superficies y, de paso, defender el pequeño comercio”, reclama Boada. Pero Sabadell no solo está revisando con lupa los recibos del IAE de las grandes superficies. Ahora también está inspeccionando el impuesto de construcciones, instalaciones y obras, para determinar si estas empresas del polígono Sant Pau Riu Sec han declarado correctamente el coste de construcción de sus centros. 

Badalona también multa

Antes que Sabadell, Badalona también revisó los recibos del IAE de los centros comerciales. Pero no lo hizo el Ayuntamiento, sino la Diputación de Barcelona, que es el organismo que gestiona los tributos municipales desde 2012. La diputación abrió expediente en 2014 a cinco grandes superficies de la ciudad por tributar como pequeño comercio. Les reclamó un total de 2,4 millones en concepto de impuestos que se habrían ahorrado desde 2011 (los ejercicios anteriores ya habían prescrito). Igual que en Sabadell, los expedientes están en los tribunales, pero las empresas empezaron a tributar como gran superficie. “Desde entonces hemos avisado a otros Ayuntamientos para que se miren el tema. Los grandes tienen muchos recursos para ahorrarse fiscalidad, pero nuestro trabajo es hacer cumplir la ley”, apunta Ricard Amaya, asesor del Área de Hacienda del Ayuntamiento de Badalona.

Más información