Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Metro de Valencia

FGV inicia la inspección de los túneles de Metrovalencia

La pieza desprendida en la incidencia entre Ángel Guimerà y Túria no tenía finalidad estructural

Los viajeros en el metro de Valencia.
Los viajeros en el metro de Valencia.

Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) iniciará esta semana una serie de visitas e inspecciones a los túneles de las Líneas 1 y 2 de Metrovalencia, así como el ramal entre las estaciones de Jesús, Bailén y Xàtiva, para comprobar el estado de las bóvedas y revisar las infraestructuras, de manera previa a las actuaciones que ya tenía previstas la empresa a través del contrato que permitirá, una vez adjudicado, realizar a partir de septiembre una inspección y auscultación de los túneles y estaciones subterráneas.

Se trata de la primera ocasión en la que FGV ha planificado una revisión detallada y de esta envergadura de sus infraestructuras subterráneas, que en algunos casos cuentan con casi 30 años en servicio como el túnel de las actuales Líneas 1 y 2 de Metrovalencia, según ha informado la Generalitat en un comunicado.

El objetivo de estos trabajos, dotados con un presupuesto de licitación de 462.280 euros para los años 2017 y 2018, es conocer el estado actual de las instalaciones y así determinar las actuaciones y medidas necesarias en los 27 kilómetros de túnel y 35 estaciones subterráneas. Precisamente el pasado viernes se abrieron las plicas económicas de la licitación.

Desde FGV se ha considerado conveniente realizar este trabajo de auscultación de las infraestructuras subterráneas para determinar la geometría actual de los túneles, realizar un seguimiento periódico de su estado y llevar a cabo un correcto plan de mantenimiento de la infraestructura de las líneas, abordando con la información e inspección periódica que se vaya realizando las medidas correctoras a seguir, en función de cada caso.

La ejecución de estos trabajos, que se realizarán a partir de septiembre, se suma a las intervenciones que de manera programada se realizan de forma periódica en los túneles para el sellado de filtraciones y goteras, así como el mantenimiento de vía.

Estas intervenciones garantizan la calidad y seguridad de las instalaciones y prolongan el tiempo de utilización de la infraestructura y su fiabilidad, al tiempo que favorecen un incremento de la vida útil de los trenes y reducen el consumo de energía.

Incidencia entre Ángel Guimerà y Túria

Respecto a la incidencia registrada el pasado jueves 6 de julio en el tramo comprendido entre las estaciones de Ángel Guimerà y Túria, pertenecientes a las Líneas 1 y 2 de Metrovalencia, el informe elaborado por parte de los técnicos de FGV señala que el desprendimiento parcial de una barra metálica sobre la catenaria interrumpió la normal circulación de trenes en este punto. Una pieza que estaba apoyada en los hastiales del túnel y en el canto de la losa superior del mismo y que, según el informe técnico, no tenía ninguna misión estructural, por lo que no se ha producido ninguna merma en cuanto a la infraestructura del túnel.

Esta pieza formaba parte de una estructura metálica auxiliar, instalada en la fase de construcción del túnel para que apoyara sobre ella el encofrado de madera montado en su día para el hormigonado de ese tramo de losa superior, así como para soportar el peso de la losa ejecutada en la fase de fraguado del hormigón. Una vez fraguado y curado dicho hormigón, la estructura metálica auxiliar dejó de tener utilidad.

La incidencia se registró a las nueve horas del jueves, y en un principio solo afectó al tramo Ángel Guimerà-Túria. Posteriormente, a partir de las 11.30 horas, cuando se iniciaron los trabajos de reparación, fue necesario por cuestiones técnicas y de seguridad cortar la circulación hasta las 14.30 de la tarde entre las estaciones de Empalme y València Sud, tramo correspondiente a las Líneas 1, 2 y 7. Tras la inspección visual realizada ese mismo día por los técnicos de FGV, se pudo comprobar que el resto de la estructura auxiliar se encontraba bien apoyada, tanto en hastiales como en el canto de la losa superior, no suponiendo riesgo para la circulación.

Más información