Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat reduce un 60% la inversión músical en siete años

Conciertos y festivales remontan gracias al público extranjero, mientras el sector discográfico toca fondo

Un momento de la actuación del grupo Princess Nokia en el Sónar de este año.
Un momento de la actuación del grupo Princess Nokia en el Sónar de este año.

La Generalitat redujo el presupuesto destinado a música en un 60% de 2008 a 2015, según un estudio sobre la inversión pública incluido en el Anuari de la Música 2017, documento presentado ayer en Barcelona y elaborado por el Grup Enderrock y la Associació de Representants, Promotors i Mànagers de Catalunya (ARC). La musical fue el ámbito cultural con más recortes desde la irrupción de la crisis, con reducciones de un 21% del presupuesto que todas las Administraciones públicas (Generalitat, Ayuntamientos y diputaciones) destinan al sector. El informe también consolida la “remontada” de la industria del directo: conciertos y festivales facturaron en 2016 un 17% más y doblaron el número de espectadores respecto al año anterior, en gran parte gracias a que “Cataluña se ha convertido en una gran potencia exportadora de música que atrae turismo cultural”, según destacó el director editorial del Grup Enderrock, Lluís Gendrau.

A pesar del “descenso abismal” en la facturación de la industria discográfica y que alcanza el mínimo histórico, Gendrau destacó la “evolución positiva” del sector en los últimos tres años. Según el informe, el público extranjero es el artífice de que los espectadores de festivales catalanes hayan aumentado en un 5%, hasta superar los 2 millones y medio de personas. Los espectadores locales de conciertos se han reducido casi en un 20% y solo un tercio de los catalanes ha asistido a algún festival durante 2016.

Las salas también registran una subida del 21% de público y han programado casi un 25% más de conciertos. Se calcula que el impacto económico del sector musical superaría los 200 millones de euros, situándose a niveles que no se alcanzaban desde hace más de cinco años.

Pocas mujeres y bandas emergentes

El 'Anuari de la Música 2017' analiza también con cierto detenimiento el cartel de 12 de los principales festivales catalanes. El estudio muestra que la presencia de mujeres no supera el 30% de un total de 663 artistas, ya sea en solitario o formando parte de un grupo mixto. Los artistas emergentes representan tan solo un 22% del total de la programación y los artistas catalanes rozan el 40%, más de la mitad de los cuales cantan en catalán.

El negocio de la industria discográfica encadena su cuarta debacle consecutiva y sitúa la facturación en el valor mínimo histórico de 7’6 millones de euros, una pérdida del 15% respecto al 2015. El ocaso del formato físico no se ha visto compensado por el valor al alza de las versiones digitales (han subido un 7%) como sí pasa en el resto de España y en el mercado internacional. Aun así, la producción de discos en catalán ha superado por primera vez el millar de referencias. El ranquin lo encabezan tres discos de platino con más de 40.000 copias: El disc de la Marató y los de El Último de la Fila y Antonio Orozco. Tan solo tres lanzamientos en catalán han superado los 10.000 ejemplares vendidos junto con el álbum de la gala benéfica de TV3: Club Súper3, Mic (dos producciones de la cadena catalana) y Jo competeixo, del grupo Manel.

El catalán se estanca como tercera lengua en conciertos y en consumo de música, por detrás del español y el inglés. Siete de cada diez catalanes escucha canciones en estos dos idiomas antes que en lengua catalana.

La presentación del Anuari de la Música 2017 fue el primer gran acto del flamante consejero de Cultura, Lluís Puig, que encajó el informe con actitud estoica. Puig quiso destacar que la situación del sector musical “no es algo que pueda arreglarse en cuatro días” y que el objetivo es “ir a mejor”. También hizo una llamada a “trabajar en equipo” entre empresas y Administración y aseguró que “las cosas están cambiando”.