Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Canal de Isabel II valora vender dos de sus filiales españolas

El grupo formuló ayer sus cuentas con un resultado neto de 246,7 millones de euros, un 8,9% más que en 2015

El Gobierno regional está valorando vender dos empresas que posee en España pero sin sede en Madrid: Canal Gestión Lanzarote y la delegación de Cáceres.Estas ventas se sumarían a las de sus 25 filiales en Latinoamérica, que estarán resueltas en 2018. La Comunidad de Madrid cerrará así una etapa de expansión salpicada por casos de corrupción investigados por los jueces. A pesar de ellos, el Canal cerró el año 2016 con un resultado neto de todo el grupo de 246,7 millones, un 8,9% más que el ejercicio anterior. De ellos, 232,7 corresponden a los negocios del ente público en España.

Protesta ciudadana ayer a las puertas de la sede del Canal de Isabel II, en la calle de Santa Engracia.
Protesta ciudadana ayer a las puertas de la sede del Canal de Isabel II, en la calle de Santa Engracia.

“¿Quiere explicarnos Ignacio González qué busca en Lanzarote?”, le preguntaba la parlamentaria socialista Amparo Valcarce el 21 de marzo de 2013 al entonces presidente de la Comunidad de Madrid, que se encuentra en la actualidad en prisión por el caso Lezo.En aquella época, el Canal de Isabel II concursó para conseguir la gestión de la empresa canaria Inalsa (actual Canal Gestión Lanzarote), que arrastraba una deuda de más de 50 millones de euros y estaba en concurso de acreedores. Madrid fue a por todas y ganó la licitación al ofrecer 56 millones, frente a los 20 que se pedía como mínimo.

Desde entonces, y por 30 años, el Canal de Isabel II se encarga de la gestión del agua de Lanzarote y de La Graciosa. Al menos de momento. El presidente del Canal de Isabel II y portavoz del Gobierno regional, Ángel Garrido, desveló ayer que están valorando la posibilidad de desprenderse de las mercantiles ubicadas en España sin sede en Madrid. La medida afectaría a Canal Gestión Lanzarote, participada íntegramente por el Canal, y a la delegación de Cáceres.

Se trata de hacer borrón y cuenta nueva, de intentar enterrar hasta donde sea posible compras tan polémicas como la de la brasileña Emissao en 2013, que se investiga dentro del caso Lezo por supuestos sobrecostes. Garrido explicó ayer en una rueda de prensa previa a la junta general de accionistas que se celebró por la tarde, que lo que pretenden es que el Canal vuelva a ser lo que era, “a sus orígenes” como empresa exclusivamente madrileña.

La decisión que ya está tomada es la venta de las filiales del Canal en Sudamérica tras los sucesivos escándalos que se han ido destapando en la expansión de la empresa pública iniciada en 2000, con Alberto Ruiz-Gallardón como presidente de la Comunidad. El proceso de salida de América se ha iniciado con la enajenación de las filiales cuyo objeto social no tenía nada que ver con el ciclo del agua. De las 25 mercantiles de América, 13 siguen operativas, 6 se encuentran en liquidación, 5 liquidadas y una en estudio de liquidación.

Para vender el resto, el Gobierno regional ha puesto en marcha un procedimiento en el que seguirán los pasos que determine un asesor financiero externo que se contratará por una licitación pública. Garrido ha indicado que esperan estar fuera de Sudamérica a finales del año que viene.

El presidente del Canal espera que en esta nueva etapa se adhieran todos los Ayuntamientos de Madrid (de momento se encuentran entre los accionistas 111 de los 179 municipios). Son conscientes, añadió, de que para atraer a las localidades más pequeñas tienen que cambiar las reglas de adhesión en las que tenía un gran peso la población. En este sentido, ha anunciado que van a ser “más generosos” con los municipios de la Sierra.

En la junta general de accionistas que se celebró ayer por la tarde presentaron las cuentas de la empresa pública de 2016. El año se cerró con un resultado neto de 246,7 millones de euros de todo el grupo (un 8,9% más respecto al ejercicio anterior). De esta cifra 232,7 millones, corresponden al negocio que se genera en España (un 0,30% más que el ejercicio anterior).

Con relación a las cuentas consolidadas (de todo el grupo), lo ingresos se situaron en 1.104 millones de euros, un 1,48 menos que en 2015. Este descenso, explican se debe, fundamentalmente, a la devaluación del 10% de peso colombiano.

 

Desmontar el campo de golf del Canal costará 3,8 millones de euros

El derribo y desmantelamiento del campo de golf del Canal costará 3,8 millones de euros, según está provisionado en las cuentas presentadas ayer a los accionistas (82,4% pertenece a la Comunidad de Madrid y el 17,6% restante a 111 de los 179 municipios de la región). A estas pérdidas se unen otros 4,6 millones derivados del deterioro del valor neto contable de las instalaciones deportivas al no contar ya con una parte de estas.

La demolición comenzará a la vuelta del verano y se realizará en dos fases. Primero se retirarán las torres de alumbrado y las redes. La segunda parte dependerá del uso que se vaya a dar a los terrenos que se liberen, algo que se consensuará entre los vecinos, la Comunidad de Madrid y Ayuntamiento de la capital.

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) declaró nulo el acuerdo de la comisión de Urbanismo de la Comunidad de Madrid que aprobó el Plan Especial que regularizó estas instalaciones deportivas, entre las que se incluye el campo de golf, en los terrenos del Tercer Depósito del Canal de Isabel II de Chamberí.

El tribunal ordenaba al Canal la adopción de las “medidas necesarias para la reposición y restablecimiento de la parcela a su estado físico anterior a la ejecución de las obras”. Las escuelas de fútbol y pádel continuarán funcionando después de las quejas vecinales y de que el Ayuntamiento les otorgara la licencia con ese fin.