Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cónclave de magos en Manresa

Seiscientos congresistas acuden a la cita más importante del ilusionismo español

El mago John Carney en plena actuación.
El mago John Carney en plena actuación.

Los organizadores del XXXV Congreso Mágico Nacional que se celebra en Manresa hasta este domingo estaban particularmente satisfechos el pasado jueves, día de su inauguración. Habían superado todas las previsiones de asistencia. 600 inscritos gracias a una política de precios asequibles. Lo explica el mago y fabricante de magia Xavier Tapias, director adjunto del evento: “Nuestro propósito era que la gente joven pudiera venir al congreso. Que nadie se quedara a las puertas por culpa de unas tarifas de inscripción privativas”. Este éxito inicial anima, además, a las entidades que apoyan este congreso de ámbito español porque, en 2020, Manresa acogerá el congreso europeo de magia.

¿Para qué sirve un congreso de magia? “Para intercambiar juegos, conocimiento, encontrarte con los amigos, conocer novedades y ver actuaciones de los mejores magos”, explica Màgic Andreu que está presente en la feria del congreso. Sigue con la magia aquí y en Nepal, donde pasa cinco meses al año en tareas de apoyo a la infancia. Es el padrino de 14 niños de la Nepal Catalunya School.

En la agenda del congreso hay los habituales concursos, de magia de cerca y escenario, donde los participantes tienen un tiempo limitado para mostrar sus habilidades y optar a los trofeos que se otorgan en cada especialidad. Una escena que se repite en cada congreso es que los concursantes no están solos. En la platea, repleta, una parte de los espectadores sigue el espectáculo sin abandonar su propio entreno con la baraja entre manos y practicando rutinas discretas. También se ofrece un extenso calendario de conferencias breves, donde los magos hacen un juego y explican cómo hacerlo, y charlas más extensas de apellidos muy conocidos de la magia. De ahí que estas actividades estén abiertas únicamente a los congresistas que, para serlo, deben ser magos en ejercicio o aficionados reconocidos. Para el público en general, el congreso celebra una serie de galas en el escenario principal del Kursaal.

Un rincón muy frecuentado es el de la feria, donde una serie de expositores muestran sus existencias mágicas. Una venta directa con mucho encanto porque el vendedor hace el efecto al eventual cliente y si éste decide comprarlo recibe el adiestramiento, más o menos simple, para realizarlo. En Manresa había humildes trucos a tres o cinco euros, pero también una impresora de dinero (más de cuatrocientos euros) o unos dados para la adivinación a 500. Además de vendedores españoles los había de Corea el Sur, Japón y Serbia, entre otras procedencias

En la jornada del jueves se celebró un debate fraternal dirigido por Jorge Blass con Charly Mag, John Carney y Mag Lari sobre el aprendizaje de la magia de escenario, que muchas veces se hace en solitario. Una idea a retener: el truco no es lo más importante. Hay que saber convertir el espectáculo en una experiencia para el público y no cometer, por ejemplo, errores con la música. Poner la banda sonora de Piratas del Caribe puede contradecir y competir con el relato que propone el mago en el escenario.