Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco disturbios afrontan penas de hasta siete años de prisión por agresiones en Can Vies

Los 'mossos' golpearon repetidamente tres personas que se habían refugiado en un portal durante una manifestación de apoyo al centro okupado

Incidentes en Can Vies durante la primavera de 2014.
Incidentes en Can Vies durante la primavera de 2014.

Cinco agentes antidisturbios de los Mossos d’Esquadra afrontan penas de cárcel por agredir a tres personas en una de las manifestaciones convocadas en el barrio de Sants, en Barcelona, contra el desalojo del centro okupa de Can Vies. La agresión fue grabada por una cámara, lo que será usada como prueba de cargo en el juicio. La fiscalía pide siete años de cárcel para dos de los agentes, Daniel M. y David V., que golpearon con sus defensas a los jóvenes.

La noche del 27 de mayo, un día después del desalojo, hubo incidentes en Sants: quema de contenedores, lanzamiento de objetos contra la policía, barricadas... Los Mossos intervinieron. Los tres jóvenes vieron correr a los policías y entraron en un portal de la plaza de Sants junto a otros vecinos y una periodista. Los agentes, según el relato de la fiscalía, “accedieron al portal bruscamente cerrando la puerta exterior” y expulsaron a la periodista, que llevaba el brazalete identificativo.

Empezó la lluvia de golpes. Tres mossos aporrearon “repetidamente en brazos, piernas y manos” a uno de los jóvenes, que se había refugiado en el lateral izquierdo. Estaba en cuclillas e intentaba protegerse la cabeza con las manos. Los otros dos agredidos estaban en el lado opuesto del portal y también recibieron golpes. Uno de los jóvenes, de hecho, cayó al suelo y fue entonces cuando Daniel M. y David V. le pegaron con la porra en la cabeza hasta en dos ocasiones.

El mando del operativo, Luis Miguel V. —agente, como los demás— “presenció la agresión sin hacer nada para impedirlo ni recriminar las conductas a los demás acusados”, señala la fiscalía, que relata también las heridas (no demasiado graves) que sufrieron las víctimas del ataque. Los agentes les dejaron marchar sin más, sin ni siquiera identificarles.

La fiscalía pide un año de cárcel para el mando por un delito contra la integridad moral; tres años y medio para otros dos policías por ese mismo delito más otro de lesiones; y siete años para Daniel M. y David V. por dos delitos de lesiones. Los abogados de las víctimas, Anaïs Franquesa y Eduardo Cáliz, relatan los hechos de forma similar a como lo hace la fiscalía —aunque piden penas más elevadas— y subrayan que los jóvenes eran ajenos a los incidentes.