Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cine de mujeres contra las barreras invisibles

La Mostra de Films de Dones programa a pioneras y emergentes

Una imagen de la película ‘Ama- San’ que se proyectará el domingo en la plaza Salvador Seguí.
Una imagen de la película ‘Ama- San’ que se proyectará el domingo en la plaza Salvador Seguí.

Alice Guy fue una de las precursoras del cine de ficción y su película La fee aux choux (El hada de las coles) en 1896 fue la primera película que combinaba la ficción con la imagen en movimiento. La directora de cine francesa se afincó en Estados Unidos donde rodó y produjo centenares de películas. Junto con Guy, otra pionera fue la norteamericana Lois Weber que como otras mujeres cineastas de las primeras décadas del siglo pasado quedaron eclipsadas. “La industria cinematográfica de Hollywood cuando se convirtió en un auténtico negocio con el cine sonoro relegó a las directoras y ha costado mucho volver a hacer visible la creatividad de las mujeres. En Europa, hasta los sesenta apenas hay presencia del cine hecho por mujeres y/o feminista que se solía limitar a cintas experimentales y de producción independiente”, explica Anna Solà, una de las directoras, junto con Marta Selva y Marta Nieto, de La Mostra Internacional de Films de Dones que este año cumple 25 de vida con más de 105.000 espectadores en el conjunto de sus ediciones.

Nació como un proyecto más de la cooperativa cultural Drag Magic: “Hasta ese momento solo se había hecho alguna colaboración puntual con la Filmoteca pero a partir de 1993 se impulsó un festival —no competitivo— para reflejar el punto de vista de la mujer feminista — o no— en la producción cinematográfica ante la ausencia de esa mirada en la narrativa del cine”. Una presencia que sigue limitada. Para Solà, es difícil buscar un solo motivo que lo explique: “hay unas barreras invisibles que impiden al gran número de mujeres que se licencian en audiovisuales y en las escuelas técnicas llegar a ser directoras de cine”. Sostiene que un sistema de cuotas en las ayudas públicas a la creatividad cinematográfica puede ser una fórmula para romper ese desequilibrio. De hecho, esa petición fue formulada por la Asociación de Mujeres Cineastas (CIMA) a los responsables del departamento de Cultura de la Generalitat.

La Mostra de este año, que arrancó el martes y se prolongará hasta el domingo en la Filmoteca de Catalunya, ha programado dos de las películas de Weber, una de las pioneras de esa mirada femenina que se sigue reivindicando: Suspense (1913) y Schoes (1916), un alegato que exigía el sufragio femenino en Estados Unidos. El festival rinde homenaje a las pioneras y se compromete con la creación contemporánea como la de las jóvenes autoras del colectivo “Hola, cariño” que estrenará Área de descanso. La sonrisa telefónica, de Aitziber Olaskoaga, es otra producción de autoras emergentes de La Mostra que también exhibirá en la plaza de Salvador Seguí Ama-san (Cazadoras del mar) de la directora portuguesa Cláudia Varejao sobre la tradición de las mujeres de un pueblo pesquero japonés que bucean para pescar a pulmón.

La edición de este año incluye dos retrospectivas, la de la directora vasca Mirentxu Loyarte y la de la documentalista y periodista fallecida Mercè Conesa, militante del colectivo Penta. Conesa realizó varios documentales como Guerrilleros, 13 testimonios de la resistencia armada al Franquismo y Quico Sabaté.