El alcalde de Valencia fija su retirada, como tarde, en 2023

Ribó recuerda que ya estaba jubilado cuando le propusieron saltar a la primera línea de la política municipal

El alcalde de Valencia, Joan Ribó.
El alcalde de Valencia, Joan Ribó.JOSÉ JORDÁN

Fecha límite, 2023. El alcalde de València, Joan Ribó, tiene la intención de mantenerse en el cargo como mucho hasta entonces, en el caso de que fuera elegido en las primarias de Compromís como candidato, un escenario que ofrece pocas dudas, y más tarde recibiera un apoyo suficiente en las elecciones previstas para mayo de 2019, cuando completará su primer mandato al frente del Ayuntamiento.

Más información

En total, Ribó contempla un máximo de dos legislaturas como alcalde. Su antecesora, la popular Rita Barberá, fue alcaldesa durante 24 años, seis legislaturas seguidas, cinco de ellas con mayoría absoluta.

El regidor, nacido en Manresa, Barcelona, en 1947, ha afirmado a Efe que queda "Ribó para rato" si supera "los controles democráticos" que suponen las primarias del partido y las elecciones municipales. "Una legislatura más es mi filosofía y mi práctica", agrega.

"Los pasos siguientes son muy claros. En su momento habrá primarias en Compromís; he manifestado que me voy a presentar y si me escogen, luego me presentaré, y si me votan, luego habrá Ribó para rato", afirma para recordar que estar un máximo de dos legislaturas "es un compromiso importante y en principio es el planteamiento".

Para Ribó la fórmula del tripartito (Compromís-PSPV-València en Comú) "es muy positiva" y la repetiría porque ha funcionado "como un reloj", y aunque no ve necesario ahora un cambio en el gobierno porque "los acuerdos están funcionando bien", asegura que tampoco lo descarta si se debate y todos los socios los consideraran necesario.

Valora la "originalidad" de Valencia respecto al resto de "ciudades del cambio" en España que han llegado con "gobiernos minoritarios", mientras ellos apostaron por "una opción deliberada de tener una coalición con mayorías". "¿Que si ha habido crisis? No. Ha habido debate y es absolutamente normal que lo haya con tres partidos que se han presentado con historias distintas y con planteamientos diferentes", resalta.

Subraya como algo "no tan normal en el resto de municipios" de España que en el Ayuntamiento de Valencia se haya votado "de forma uniforme" en los plenos por parte de los tres socios, lo que, a su juicio, es una "constatación empírica de que ha habido debate y al final esto ha funcionado como un reloj".

En el marco del debate de los presupuestos para 2018, "sobre lo que hay y nos queda por hacer del programa igual hay que cambiar algo. Lo hablaremos", apunta para explicar: "No veo necesario introducir cambios pero si trajeran mejora, lo veríamos entre todos y tiraríamos para adelante".

"De momento no veo necesidad, pero tampoco es un dogma de fe. Creo que hay que ser flexible, reconociendo que las cosas han funcionado razonablemente muy bien", reitera. Tras dos años como alcalde, reconoce que no solo Valencia se ha transformado con cambios que perciben sus ciudadanos especialmente en servicios sociales, movilidad y ausencia de corrupción, sino que su vida personal también se ha transformado.

Para Joan Ribó, que ha recordado que ya estaba jubilado cuando le propusieron dar el salto a primera línea de la política municipal, ser alcalde de la tercera ciudad de España ha significado tener una "responsabilidad y dedicación muy grandes", no exenta también de "preocupaciones muy elevadas".

Admite que especialmente le ha transformado "la forma de ver las cosas y los tiempos" porque "la gestión municipal exige unos tiempos muy prolongados por los mecanismos administrativos y eso me ha cambiado muchísimo".

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50