Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El TSJCV rechaza el recurso de la Católica contra la orden de becas del Consell

La Generalitat ordenó que la ayuda autonómica primara a los estudiantes de las universidades públicas

La Universidad Católica de Valencia.
La Universidad Católica de Valencia.

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) ha desestimado el recurso interpuesto po La Universidad Católica de Valencia San Vicente Martir contra la orden de la Consejería de Educación, que regula la concesión de las becas para cursar estudios en las universidades de la Comunidad. La Sala considera que la norma autonómica, de junio de 2016, no incurre en vulneración constitucional y condena al centro educativo a pagar las costas del proceso, que asciende a 3.000 euros.

La Universidad Católica de Valencia (UCV), presentó a mediados del año pasado un recurso contra la resolución de la Generalitat que dejó fuera del  sistema de becas a los estudiantes de las universidades privadas, -excepto los de veterinaria- por considerarlo una vulneración de los derechos fundamentales. El programa completo de becas asciende a más de 21 millones de euros, el 27% más que el ejercicio anterior.

La entidad privada pidió la suspensión cautelar de la orden y el tribunal se lo concedió para en septiembre de 2016 levantar el bloqueo al pago de las becas universitarias del curso 2015-2016.

Según la Sección 5ª de la Sala de lo Contencioso-Administrativo, las becas que concede la Generalitat  "afectan a un número muy reducido de alumnos, por lo que la denunciada exclusión de la Universidad privada difícilmente puede suponer un argumento para elegir otro centro", recoge el fallo en respuesta a uno de los argumentos de la Universidad Católica.

El tribunal discrepa de que la orden impugnada excluya al demandante, sus estudios y alumnos de la posibilidad de concurrir a las becas de la Generalitat solo por el hecho de ser una universidad privada o de iniciativa social y de ideario católico, ya que "no excluye al demandante ni sus estudios sino a sus alumnos, respecto a determinados estudios, ciertamente por la circunstancia de ser una universidad privada, pero en modo alguno por su ideario".

En el plazo de alegaciones, la consejería de Educación arguyó que "sí existen razones objetivas que justifican el trato diferenciado; la orden impugnada se refiere a becas propias de la Generalitat, que son un complemento al sistema general de becas del Estado".

La Generalitat añadió como segunda razón objetiva que los alumnos de la Universidad Católica tienen "a su alcance becas complementarias, con una dotación inicial de 5,4 millones de euros, según su propia página web, que no están al alcance de los alumnos de la universidad pública".

Más información