El obispo que choca con el mundo del papa Francisco

El prelado de Solsona, Xavier Novell, nunca ha escondido sus tesis alejadas del actual jefe de la Iglesia Católica

Xavier Novell, el polémico obispo de Solsona cuyas declaraciones homófobas le han reportado todo tipo de críticas, era un prelado mediático. En 2010 fue elegido obispo de Solsona, con 41 años era el más joven de España. Frecuentaba medios de comunicación y sorprendía por su estilo sin pelos en la lengua. Novell explicó en 2013 en TV3 que un obispo le recomendó que no se prodigara tanto en los medios: “Te cogerán manía”. A partir de 2014 redujo su presencia en televisiones, radios y diarios pero sus palabras son más escuchadas que nunca porque representa una interpretación de la Iglesia que choca con la apertura progresista del papa Francisco.

Novell sintoniza con las propuestas más neoconservadoras del catolicismo frente a la actitud de izquierdas del actual Papa. En la entrevista que le hizo Albert Om en 2013 para el programa El Convidat, Novell admitía que en su diócesis “hay una división de católicos, entre los que son proobispo y los que no son proobispo. Hay gente que me tiene clasificado, no me aprecia, no me quiere; pero es inevitable en una persona pública”. Una de las razones del conflicto es la revolución que ha querido introducir en las comunidades parroquiales: la creación de grupos laicos que evangelicen, que los feligreses hagan de misioneros. Su propuesta es consecuencia de una situación crítica: en sus siete años de obispado, Novell solo ha ordenado a un sacerdote. La némesis de Novell en este asunto y en otros es el Foro Ondara, colectivo progresista que asegura estar formado por una veintena de párrocos —de un total de 83— del Obispado de Solsona. La beligerancia de Ondara contra Novell es durísima desde el inicio. Las primeras palabras dedicadas a Novell como obispo fueron estas: “Hace tiempo que nos conocemos. No te ocultamos que de cualquier terna hubieras sido el último que hubiéramos elegido”. Ondara fue muy crítico con la reforma que proponía Novell en Cáritas para ejercer tareas evangelizadoras y para que se priorizara la atención a cristianos, según denunciaron: “Los obispos que no han enviado tras el obispo Deig, parece que son fruto de esta misma mentalidad despectiva”. El cisma definitivo en el Obispado de Solsona se produjo en 2013 cuando Novell destituyó al arcipreste de la Segarra y miembro de Ondara, Eduard Ribera.

Los escritos polémicos de Novell en la Hoja Diocesana de Solsona son pocos y se miran con lupa. En febrero de 2017 publicaba una glosa sobre la diversidad de género: “Esta ideología, llamada de género, defiende el derecho al cambio de la orientación de la identidad sexual natural sobre la base de la distinción entre el sexo y el género, entre tener sexo masculino o femenino y sentirse hombre o mujer. Esta ideología está penetrando en los proyectos educativos, en los planes de igualdad e incluso en el proceso constituyente de nuestro país[CATALUÑA]. Los cristianos no podemos sucumbir a esta visión: ¡No es verdad que la libertad personal pueda cambiarlo todo! No es bueno, en este caso, pretender cambiar la naturaleza de las cosas! Debemos conocer aquello que dice esta ideología y por qué es incompatible con la comprensión cristiana de la persona humana”. Un escrito sobre la homosexualidad de este mes de mayo provocó una protesta de la CUP, su declaración de persona non grata por parte del Ayuntamiento de Cervera y la petición de ERC para que sea denunciado por homofobia: “Me pregunto si el fenómeno creciente de la confusión en la orientación sexual de muchos chicos adolescentes no será debida a que en la cultura occidental, la figura del padre está simbólicamente ausente, desviada, desvanecida. ¿Incluso la virilidad parecería cuestionada?”.

A Novell le han defendido medios afines a la Conferencia Episcopal Española y sectores católicos catalanes de derechas, como el colectivo E-Cristians. Su fundador, Josep Miró i Ardèvol, ha escrito que “todo esto forma parte de la intimidación para conseguir una iglesia domesticada, que se dedique solo a atenuar con su solidaridad las contradicciones del sistema, sin cuestionar las causas. El alcalde de Cervera de la exCDC habría callado como un muerto si los católicos no fuéramos marginales”. En una entrevista de 2011 en La Sexta, Novell lamentó que “los medios tienden a subrayar lo negativo o subrayar aquel aspecto que puede hacer quedar mal a la Iglesia. No tenemos una buena plataforma para mostrar la belleza de la Iglesia y las cosas fantásticas que hacemos”. La popularidad del papa Francisco demuestra que en esto Novell también puede estar equivocado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Cristian Segura

Escribe en EL PAÍS desde 2014. Licenciado en Periodismo y diplomado en Filosofía, ha ejercido su profesión desde 1998. Fue corresponsal del diario Avui en Berlín y posteriormente en Pekín. Es autor de tres libros de no ficción y de dos novelas. En 2011 recibió el premio Josep Pla de narrativa.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS