Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mínimo vital de un barcelonés es de unos 525 euros, sin vivienda, según el Ayuntamiento

El Consistorio y la Unión Europea destinarán 13 millones de euros a un experimento de renta local

Barcelona
Una panorámica de los barrios del Besòs.

El mínimo vital imprescindible para vivir en Barcelona, sin contar el gasto en vivienda, está entre los 400 y los 525 euros mensuales de media. El cálculo forma parte de los informes preparatorios para el diseño del experimento sobre renta mínima municipal que está haciendo el Ayuntamiento que preside Ada Colau y que cuenta con el apoyo económico de la Unión Europea. La tercera teniente de alcalde Laia Ortiz ha anunciado este miércoles por la mañana que la puesta en marcha de la prueba costará 13 millones de euros, ocho de los cuales salen de fondos municipales.

El experimento comenzará en septiembre y se extenderá por dos años. El proyecto B-MINCOME, impulsado por Urban Innovative Actions, pretende medir la eficiencia de diferentes modelos de ayuda económica y políticas públicas sociales y de empleo. Ya se realizan programas similares en la ciudad holandesa de Utrecht y a nivel regional en la provincia de Ontario (Canadá). En el caso barcelonés, se dará una renta a 1.000 familias del Eje Besòs que respondan a diferentes tipologías y a las que se pondrá diferentes condiciones para acceder a la ayuda.

Ortiz explicó que en algunos casos el Ayuntamiento se hará cargo del alquiler, un gasto muy volátil dentro de la actual alza de precios en la ciudad, para poder asegurar la homogeneidad de la muestra del estudio. La cantidad que se entregue a cada persona tampoco será idéntica pues dependerá de los ingresos que tenga cada uno. De entrada se calcula que una familia de dos adultos y dos menores podría recibir entre 1.000 y 1.600 euros. La Renta Garantizada de Ciudadanía que está en trámite establece para este año una ayuda de 986 euros para una familia con las mismas características.

Uno de los aspectos más importantes sobre los que quiere poner la lupa el estudio es la llamada trampa de la pobreza, es decir, las situaciones que hacen que una persona persista en la pobreza sin lograr salir de ella. En este caso, el hecho de que tener una renta asegurada, por ejemplo, sea un factor que desestimule la búsqueda de trabajo.

Más información