Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Fernando Moraga-Llop

“Se ha perdido el miedo a las enfermedades vacunables”

El pediatra asegura que "es inconcebible que un médico pueda estar haciendo apología contra las vacunas"

El pediatra Fernando Moraga-Llop.
El pediatra Fernando Moraga-Llop.

Al doctor Fernando Moraga-Llop le gusta que lo nombren, lo reconozcan y lo recuerden, ante todo, como pediatra. 40 años bregando con niños en el Vall d’Hebron de Barcelona bien lo merecen. Y su época (2012-2016) como presidente de la Sociedad Catalana de Pediatría de la Academia de Ciencias Médicas lo atestigua. Pero el facultativo es también uno de los mayores expertos en vacunas: es vicepresidente de la Sociedad Española de Vacunología y miembro del Consejo Asesor de Vacunas del Departamento de Salud. Moraga-Llop participó en el comité de crisis que montó la consejería cuando se detectó en 2015 el primer caso de difteria —una enfermedad vacunable— registrado en España en 28 años. El niño, que falleció, no estaba inmunizado.

“Las vacunas salvan vidas”, recuerda. Y alerta del peligro que supone el auge de los movimientos antivacunas. Moraga-Llop recibe a EL PAÍS en su casa de la calle doctor Roux de Barcelona, una vía que homenajea precisamente al médico, colaborador de Pasteur, que descubrió la antitoxina contra la difteria.

PREGUNTA. La vacunación sistemática ha reducido más de un 90% en las últimas décadas los casos de enfermedades vacunables. Sin embargo, existen movimientos antivacunas. ¿Por qué hay padres que no vacunan a sus hijos?

RESPUESTA. La gente no conoce las enfermedades que han desaparecido gracias a las vacunas. Pero las enfermedades no se olvidan de nosotros, las enfermedades vuelven. ¿Cuántos padres jóvenes han visto polio? Ninguno. Las vacunas están muriendo de su propio éxito porque han hecho que las enfermedades desaparezcan. La gente las olvida e imaginan que ya se han superado.

P. ¿Se ha perdido el miedo?

R. Sí, se ha perdido el miedo a las enfermedades que ahora se curan gracias a las vacunas. Hay ignorancia sobre estas dolencias: la gente no sabe que ahora se puede morir un niño por sarampión. De hecho, ha muerto una niña por sarampión en Portugal.

P. ¿Hay ignorancia por falta de información o por la sobreinformación?

R. Si la gente escuchase y preguntase más al pediatra, adquiriría un conocimiento que no puede tener hoy en día fácilmente por Google.

P. ¿Qué argumentos esgrimen los grupos antivacunas?

R. Primero, que las vacunas tienen mercurio. Mentira. No hay ninguna que lo tenga y el mercurio no tiene ninguna relación con el autismo, por cierto. Segundo, que las vacunas tienen aluminio. Verdad, es un adyuvante que llevan algunas vacunas con el fin de aumentar su capacidad de inmunizar al niño pero lo lleva en cantidades mínimas que no hacen ningún efecto al menor. Tercero, que estamos sobrecargando el sistema inmunitario del niño. Pues no, porque ahora con las 15 vacunas que se administran se les ponen menos antígenos que cuando se daba hace 20 años una sola vacuna de la viruela. También dicen los padres que es mejor pasar la enfermedad que vacunarlos contra ella. Y es verdad, es más inmunógeno pasarla, siempre y cuando alguien me firme un papel en que me asegure que ese niño pasará la enfermedad sin complicaciones.

P. También dicen que las vacunas no son seguras.

R. Las vacunas son los fármacos con los que, como se administran a personas sanas, se tiene más cuidado en los ensayos clínicos en cuanto al tamaño muestral y al seguimiento de reacciones adversas. Hay que aclarar que no es lo mismo la coincidencia que la causalidad: no todo lo que sucede después de la vacunación es imputable a ella.

P. ¿Cómo es el movimiento antivacunas en Cataluña?

R. Hay algunos grupos, como los de la zona de la Garrotxa, pero no están muy estructurados. No hay grandes lobbys.

P. ¿Les preocupa?

R. Sí, evidentemente. Aunque es poco importante cuantitativamente porque tenemos coberturas vacunales muy altas.

P. Salud ha detectado casos de médicos que desaconsejan las vacunas.

R. Es inconcebible que un médico pueda estar haciendo apología contra las vacunas. En algunos profesionales es una falta de información y por eso el currículo vacunológico tanto en medicina como enfermería debería ser ampliado. Es por ignorancia, porque hay muchas especialidades que han estado muy alejadas del tema. Aunque también hay algún médico antisistema, que va en contra de lo establecido.

P. ¿Está a favor de hacer obligatorio la vacunación sistemática?

R. Ahora no porque tenemos coberturas vacunales muy elevadas. Pero en situaciones como la que hubo en Olot con el caso del niño fallecido difteria, yo creo que sí.