Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Rambla: 73 sillas gratis, 1.014 en las terrazas de los bares

La proporción entre bancos públicos y asientos en establecimientos es de 1 a 14

Varias personas sentadas en los bancos de La Rambla.
Varias personas sentadas en los bancos de La Rambla.

Hace unos días, durante una rueda de prensa de asociaciones que reclaman que la ordenanza de terrazas prime el derecho al espacio público sobre el derecho a hacer negocio con el espacio público, las entidades de discapacitados de la Federación ECOM alertaban de que en La Rambla, la calle más famosa de Barcelona, solo hay bancos públicos en Canaletes. De la fuente hacia abajo, ni una. No es exactamente así, pero casi. Entre plaza de Cataluña y la calle de Pintor Fortuny hay 73 sillas (individuales o en grupos de dos). Pero son las únicas en toda La Rambla. En cambio, hay 1.014 sillas en las terrazas de bares y restaurantes.

Varios turistas sentados en una terraza de La Rambla. ampliar foto
Varios turistas sentados en una terraza de La Rambla.

Lo ha podido comprobar hoy este diario, contándolas una a una, en 23 locales. También ha podido verificar que tanto éxito tienen las sillas gratis (en las que si se es delgado caben dos personas) como las que son de pago. Y eso que consumir en la Rambla productos típicos de la gastronomía española, puede doblar el precio de una terraza de barrio. Una ensalada, 14 euros. Calamares a la romana, 15,75. También hay ofertas para compartir: tres tapas para dos personas, 37,50 euros, indica la misma pizarra de la que salen los otros precios.

En los atriles lucen fotos de los platos para que no haya duda. Y no falta la paella. En varios formatos. Para uno, 16,90 euros. Con una tapa y una caña, 14,50. Con dos tapas (bravas y croquetas), 10,95. Son ofertas de varios establecimientos, donde también el jamón forma parte de la oferta: un plato acompañado por chocos, pulpo y croquetas, 42,95 euros. La bebida apenas aparece en la publicidad, ni indicaciones de su precio. Pero en las mesas abundan grandes copas con cócteles, jarras de sangría y enormes vasos de cerveza. Una caña, una Coca-Cola y unas olivas cuestan, también lo pudo comprobar este diario, 9,50.