Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puigdemont avisa por carta a Rajoy de que ha llegado el momento del diálogo “imprescindible”

El presidente de la Generalitat expresa su voluntad de negociar el referéndum

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.

Carles Puigdemont desoyó ayer los últimos mensajes lanzados por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, consistentes en una oposición frontal a negociar con la Generalitat sobre el referéndum y en una propuesta para que presente su proyecto en el Congreso de los Diputados. Como ya había anunciado, el presidente catalán le remitió una misiva a Rajoy formalizando su última llamada a negociar la consulta, al considerar que ha llegado el “momento imprescindible” para que ambos Ejecutivos se sienten en la misma mesa para “dialogar” en busca de una “solución pactada y acordada”.

La carta enviada a La Moncloa va acompañada de dos documentos. Uno es el acuerdo formalizado el martes en la reunión del Gobierno catalán, en la que se solicita “el inicio de negociaciones sobre los términos y las condiciones del referéndum” para decidir el “futuro político del país”. El segundo es la moción aprobada hace dos semanas en el Parlament con el grupo de Catalunya Sí que es Pot, según la cual se expresa la voluntad de conseguir un referéndum pactado con el Gobierno central y acorde al código de buenas prácticas en materia de referéndum que exige la Comisión de Venecia, que depende del Consejo de Europa.

En una entrevista en el canal 8tv, Puigdemont confirmó que se trataba de la "última" oferta, pero evitó concretar qué periodo de tiempo habilitan para esperar una respuesta de Rajoy. Tan solo respondió que "unos días o unas semanas", aunque aseguró que no esperará a finales de junio. Mantuvo, en todo caso, su opinión de que no espera una oferta para sentarse a dialogar --"no tiene ninguna voluntad o una inclinación de dar una respuesta positiva", dijo--, si bien indicó que, en el caso de que la respuesta sea negativa, "haya un razonamiento".

Asimismo, el presidente de la Generalitat afirmó que respetarán determinados preceptos de la Comisión de Venecia siempre y cuando haya un acuerdo para celebrar el referéndum con el Gobierno central. Si no es así, dijo, "aquellos que no quieren sentarse a negociar que no nos digan que no hemos cumplido las reglas del juego".

Tras la conferencia de Puigdemont en Madrid el lunes, la carta es la última llamada a la negociación prevista por la Generalitat. Si no obtiene respuesta, iniciará los encuentros necesarios con sus socios parlamentarios y el resto de plataformas independentistas para concretar la fecha y la pregunta de la consulta.

Otra señal de que el Gobierno de la Generalitat empieza la cuenta atrás de su legislatura es que el grupo parlamentario que lo apoya, Junts pel Sí, demandó ayer a la Cámara habilitar la segunda quincena del mes de agosto para poder aprobar aquellas leyes necesarias para celebrar el referéndum.

Más información