Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La enseñanza del idioma

Cada idioma tiene su mundo conceptual, ligado a la cultura de su gente y sus valores

Como educadora he disfrutado del honor de participar en la gran transformación de la pedagogía en España, a lo largo de la década de los 80, transformando aulas estancas, llenas de filas de pupitres, en lugares mágicos que inspiran y estimulan a los alumnos a aprender a investigar. Al fundar mi propio centro hace casi 35 años fui una de las primeras pedagogas en experimentar los beneficios de la inmersión lingüística en un segundo idioma para el desarrollo del alumno y su efecto en el incremento de la inteligencia académica y emocional. Eso sí, siempre entendí que era vital la lengua materna; hablar de sus experiencias en su propio idioma. Como joven profesora aprendí que el desarrollo de conceptos y de competencias superiores está ligado estrechamente al desarrollo lingüístico y que la confianza de un alumno competente reside en su capacidad para comunicarse.

Me percaté, además, de cómo cada idioma tiene su propio mundo conceptual, ligado a la cultura de su gente y sus valores. Cambridge House fue uno de los primeros centros británicos en España en matricular alumnos nacionales y el primero en Valencia en realizar el selectivo, y pude comprobar cómo curso tras curso nuestros alumnos sacaban mejores notas que sus compañeros de Madrid y Andalucía. Pronto llegué a la conclusión de que era debido al carácter bilingüe del entorno. Quiero decir que la población infantil de Valencia disfruta desde la cuna del acceso ambiental tanto al castellano como al valenciano, beneficiándose del proceso de lingüístico comparativo desde una temprana edad. Al introducir ese tercer idioma, con el inglés y luego el francés, y, en nuestro caso, el alemán y el italiano, el vocabulario y el mundo conceptual del joven estudiante se expande y se multiplica; su inteligencia es palpable al hablarle y se certifica en notas superiores. Pero no nos equivoquemos. La enseñanza del idioma debe ser la correcta; con docentes expertos y conocimiento del idioma vehicular. Y muchos centros carecen de una buena plantilla. Un profesor con sólo un B2 de inglés o valenciano no es capaz de desarrollar el nivel necesario para impartir una educación de calidad. Con el sistema actual se empobrece la educación y el desarrollo conceptual de los alumnos.

Tracy Ibberson es la fundadora de Cambridge House Community College, Rocafort ( Valencia).

Más información