Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los empresarios, agraviados por el pacto sobre energía con el PNV

La Generalitat traslada al ministerio el malestar del sector por la unificación de tarifas en el País Vasco

Aitor Esteban (i) saluda a Rafael Hernándo, hoy en el Congreso.
Aitor Esteban (i) saluda a Rafael Hernándo, hoy en el Congreso.

El pacto presupuestario entre el Gobierno del PP y el PNV incluye una unificación de las tarifas eléctricas que le permitiría a las empresas vascas ahorrar hasta 50 millones de euros anuales. La Generalitat ve en ese acuerdo un doble agravio comparativo hacia las empresas catalanas y así se lo ha hecho saber el consejero de Empresa, Jordi Baiget, al ministro de Energía, Álvaro Nadal. En una carta, Baiget pide que se haga un cambio global de los lindares de potencia para así “no afectar a la competitividad”.

El sistema energético tiene establecidas tarifas en función de la potencia que reciben los clientes. Según cálculos de la Generalitat, las empresas pueden pagar 14,97; 26,42 y 32,3 euros el kilovatio hora. El pacto entre el PNV y el PP elimina la tarifa intermedia en el País Vasco, por lo que 790 compañías pasarán a pagar la tarifa más reducida, un 46% más barata. Esta medida no tendrá efecto en 5.800 empresas de toda España, casi la mitad de ellas en Cataluña. “La diferencia tan significativa en la tarifa de suministro se convierte en un factor de desigualdad y agravio comparativo”, alega Baiget. La Generalitat teme que la rebaja en las tarifas repercuta en todo el sistema eléctrico y en las otras tarifas tanto de hogares como de empresas.

El pacto entre PP y PNV establece que a partir de 2018 desaparezca la tarifa intermedia y su rango de incorpore a la tarifa 6.2. Esto haría que el precio de la energía caiga un 46%. La reforma también ayudaría a más de un centenar de compañías diseminadas por Navarra, Castilla La Mancha, Asturias, Cantabria y en una parte de Andalucía. “La diferencia tan significativa en la tarifa de suministro por el simple hecho de tener un suministro entre 25 y 30Kv se convierte en un factor de desigualdad y agravio comparativo”, alega el consejero.

La Generalitat teme que la rebaja en las tarifas repercuta en todo el sistema eléctrico y en las otras tarifas tanto de hogares como de empresas. “Esto sería un segundo agravio para la competitividad de las empresas conectadas a menos de 30 kilovatios”, dice la carta. Y hace una propuesta: extender el lindar de la tarifa más económica hasta los 25kV para así incluir a todas las empresas y “que se definan aquellos mecanismos necesarios para que la modificación de los peajes no suponga un agravio para ninguno de los usuarios del sistema”.