Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una okupa en el Liceo

El tenor Javier Camarena y la soprano Sabina Puértolas, dúo en ‘La fille du régiment’ en la que participa la actriz Bibiana Fernández

Escena de la ópera La fille du régiment.
Escena de la ópera La fille du régiment.

“Me siento como una okupa de lujo. Después de 44 años de cabaretera haciendo bolos por todos los lados, estoy en el Liceo. Para mi esto es un caramelo, una experiencia irrepetible”. La actriz Bibiana Fernández describía de ese modo cómo se sentía estos días ensayando su papel en la ópera La fille de régiment, el título que se representará en el Liceo en seis funciones entre el 16 y el 29 de mayo. “Naturalmente que no cantaré, mi papel es recitativo”, añadía entre risas. La actriz dará vida a la duquesa de Crakentorp, uno de los personajes de la ópera cómica de Gaetano Donizetti que interviene en la historia de amor entre la cantinera huérfana Marie y el joven e inocente Tonio.

La soprano Sabina Puértolas será una Marie “agotadora, que salta, baila, hasta plancha. Es todo un reto vocal y, además, no paro en el escenario aunque es un estímulo extraordinario hacer de Marie con Javier (el tenor mexicano Javier Camarena) del que intento aprender el saber estar”, explicaba la cantante que debuta en ese papel en el Liceo.

Para el tenor, en cambio, asumir las cuitas y la gallardía de Tonio, que para conquistar a Marie no duda en alistarse en el ejército —en este caso en la primera Guerra Mundial— no es nuevo. De hecho, ha sido Tonio en bastantes teatros aunque sí es su primera vez en el Liceo. “Me encanta porque es una ópera dinámica, divertida, chispeante, llena de colores, con unos personajes muy bien definidos en su caricatura”. Hablar de La fille de régiment es hablar de los nueve Do de pecho del aria Ah, mes amis que Camarena califica de “su estandarte” en su carrera. El tenor, que repite esta temporada en el Liceo tras asumir el papel del Duque de Mantua en Rigoletto, defendía que esa aria impresiona porque es “como fuegos artificiales”. Complicada y a la vez bella porque el personaje "abre su corazón y explica todo lo que ha hecho para hacerse merecedor del amor de Marie. Es un aria belcantista con frases largas, una melodía hermosa”.

No quiso vaticinar si en alguna función esos nueve Dos de pecho se convertirán en 18 por la insistencia del público que acostumbra a demandar un bis de lo que ya es una proeza: “eso no se puede saber nunca, sale cuando sale”. Tradicionalmente el papel del tenor en esa ópera de Donizetti no había sido el central y era la soprano la que asumía el rol principal. “Eso cambió desde que Pavarotti la empezó a interpretar y su fuerza como tenor se impuso”, matizaba Giuseppe Finzi, el director musical de la ópera en una producción de Laurent Pelly que regresa al Liceo donde se interpretó en 2010. Se trata de una producción de teatro del Liceo basada en una original del Metropolitan Ópera House de Nueva York (MET), el Covnet Garden de Londres y la Wiener Staatsoper (Viena). Y después de Pavarotti fueron otros tenores los que brillaron con esa portentosa nota, en el Liceo el último de ellos fue el peruano Juan Diego Flórez.

Bibiana Fernández no es la primera actriz que asume el papel de duquesa de Crakentorp. En 2010 lo hizo Ángel Pavlovsky en una hilarante intervención.  “Soy altiva, desagradable, vamos, ¡casi un perro¡ Me siento en el papel como Godzilla y en el escenario —donde se enfrenta con la marquesa de Berkenfield a propósito de los planes de Marie— parecemos un poco Tip i Coll. Prometo darle un aire muy mío”. Parece que el divertimento estará asegurado.