Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Casas icónicas en busca de visibilidad

Ocho viviendas catalanas crean una entidad para potenciar su patrimonio

El Cau Ferrat de Sitges.
El Cau Ferrat de Sitges.

Hay muchas maneras de gestionar y mostrar el patrimonio. Ocho responsables de casas vinculadas con el genio creador de artistas, músicos, arquitectos y particulares que hicieron de la cultura y el patrimonio una de sus razones de ser, creen que se ha de hacer de una forma pausada, lejos de la masificación que va unida al turismo. Ayer, en la Casa Amatller, mientras un pequeño grupo de turistas, tras calzarse unos patucos protectores para que su calzado no afecte al parqué y los mosaicos del suelo, comenzaban su visita, se realizó la presentación de Casas Icónicas de Cataluña, una entidad en la que participaron los responsables de la Casa Masó (Girona), la Casa Vicens de Gaudí (Barcelona), la Casa Duran i Sanpere (Cervera), el Mas Miró (Montroig), relacionada con Joan Miró, Món Sant Benet (Sant Fruitós de Bages), vinculada con la familia de Ramon Casas, el Cau Ferrat (Sitges), con Santiago Rusiñol y el Museu Pau Casals (El Vendrell), la vivienda del músico, además de la anfitriona, visualizaron el nacimiento de esta entidad para unir esfuerzos y “romper la soledad” con la que se trabajan estas viviendas únicas, repartidas por el territorio y que ayudan a conocer realidades más allá de la capital.

La entidad comenzó a fraguarse en 2013 y tras una jornada celebrada en 2015, nacen con la idea de dar visibilidad y optimizar recursos. “Estamos trabajando en la elaboración de un pasaporte que permita visitarlas con algún tipo de ventaja”, explicó Isabel Vallès, de Casas Singulares, la entidad que también forma parte de esta nueva marca, que cuenta con su experiencia de siete años en la visita de viviendas privadas que están cerradas al público como La Casa Rocamora, la Casa Felip, sede la Fundación Vila Casas, la Biblioteca Arús, la sede del Colegio de abogados de Barcelona y el Palau Baró de Quadres.

Exteriores del Museu Pau Casals de El Vendrell
Exteriores del Museu Pau Casals de El Vendrell

Sin duda, la filosofía de Cases Singulares es la que ahora se quiere hacer extender por toda Cataluña. “Son espacios que no pueden aceptar visitas masivas del público. Están obligadas a un modelo de visita diferente, frente a otras casas más abiertas, por lo que comparten un modelo de trabajo común”, explicó Santiago Alcolea, responsable de Casa Museu Amatller.

Los responsables de la nueva entidad están abiertos a nuevas incorporaciones. “Ahora solo nos damos a conocer”, insistió Vallès. Pero las nuevas casas tendrán que cumplir unos requisitos, que estarán recogidos en los estatutos. El próximo día 25 celebrarán una segunda jornada en Món Sant Benet centradas en las posibilidades de las nuevas tecnologías, los social media y la innovación y la gestión sostenible del turismo; unos temas, sin duda, muy actuales y que preocupan a todos los que trabajan con el patrimonio y su gestión de forma correcta.

Ocho universos únicos

La Casa Museu Amatller (Barcelona), diseñada por Josep Puig i Cadafalch entre 1898 y 1900, fue un encargo del industrial chocolatero Antoni Amatller, que vivió en ella junto a su hija Teresa y que conserva el mobiliario original y las colecciones de arte de esta familia.

La Casa Vicens (Barcelona) es la primera casa proyectada por Gaudí y Patrimonio Mundial por la UNESCO desde 2005. Tras ser residencia privada durante 130 años, fue comprada en 2014 por MoraBanc, que la está restaurando para abrirla al público el próximo otoño.

La Casa Masó (Girona)  es la casa natal del arquitecto Rafael Masó (1880-1935), con fachada al río Onyar, que conserva el mobiliario y la estética novecentista diseñada por él de 1910 a 1919.

La Casa Museu Duran i Sanpere (Cervera) es un ejemplo de hogar burgués de finales del XIX que también ha conservado el mobiliario y decoración original, en la que vivió el historiador y humanista Agustí Duran.

El Mas Miró (Montroig) y su entorno es donde Joan Miró concibió muchas de sus obras, entre ellas el famoso cuadro "La Masia" y donde se conserva el taller del artista. Está en proceso de acondicionamiento y abrirá de forma inminente.

Museu Pau Casals (El Vendrell) fue una casa de veraneo del músico que fue rehabilitada y convertida en espacio museístico por su esposa.

El Museu del Cau Ferrat (Sitges) fue la casa-taller de Santiago Rusiñol, edificada a finales del XIX por el arquitecto Francesc Rogent, que alberga diversas colecciones de pintura, dibujo y escultura de diversas épocas.

Món Sant Benet (Sant Fruitós del Bages)  es un conjunto que fusiona arte medieval, naturaleza y gastronomía que fue casa de veraneo de la familia  del pintor Ramon Casas.