La Generalitat acepta compatibilizar la renta garantizada con el trabajo

El preacuerdo entre los promotores y el Govern de entrada solo cobija a las familias monoparentales

Protesta en favor de la renta mínima en 2015.
Protesta en favor de la renta mínima en 2015.C. Ribas

La Generalitat y la Comisión Promotora de la Renta Garantizada han llegado a un preacuerdo que permite en teoría el desbloqueo del trámite parlamentario de la ayuda. El Govern se ha abierto finalmente a hacer compatible la prestación con las rentas provenientes del trabajo, un escenario que por lo pronto solo cobijará a las familias monoparentales. La Comisión promotora ahora ha de evaluar en una asamblea, este jueves, la propuesta del Gobierno catalán.

La compatibilidad entre la ayuda y los ingresos familiares era el último gran escollo entre las dos partes. El Govern teme que permitirlo termine por generar efectos nocivos dentro del mercado laboral, como desincentivar el mercado de trabajo o, incluso peor, fomentar los salarios bajos dentro de las empresas. Los promotores, sin embargo, siempre han defendido que la renta garantizada es la única posibilidad de responder a los nuevos casos de pobreza, los llamados trabajadores pobres.

Más información
Los activistas culpan a Junts pel Sí del retraso de la renta garantizada
Las entidades piden a Junqueras más impuestos contra la pobreza

Los impulsores, de hecho, son menos optimistas que la Generalitat que se ha mostrado más triunfalista sobre el acercamiento. El preacuerdo entre las partes llega después de casi seis años de debate parlamentario. La Iniciativa de Legislación Popular, que logró 121.000 firmas, vio como se cerraban legislaturas sin poder ver la luz y su puesta en marcha generaba roces entre los republicanos y el PDECat.

La Mesa del Tercer Sector alabó ayer el principio de acuerdo, que aún tiene que ser validado en asamblea por los promotores. “Es la noticia del ámbito social más importante de los últimos años”, aseguró Oriol Illa, presidente de la entidad. La Mesa también ha pedido que “se estructure y ate bien para no volver a caer en los errores del pasado”, en referencia al recorte que la antigua Convergència hizo a la renta mínima de inserción. CC OO, UGT, que también mostraron su satisfacción por el acuerdo que si es apoyado por la asamblea se firmará el lunes.

En 2020, cuando esté completamente desplegada, la renta implicará una ayuda de 664 euros, teniendo como referencia el índice de suficiencia de renta catalán. En la primera etapa, que comenzará este septiembre, las familias monopoarentales con ingresos inferiores a 550 euros podrán complementar la ayuda con lo que devenguen por trabajos temporales (es decir, garantizar unos ingresos de al menos esa cantidad). Los actuales beneficiarios de la renta mínima serán cambiados de programa automáticamente.

Los promotores afean que la consejera de Trabajo y Asuntos Sociales Dolors Bassa rechace fijar una fecha para la compatibilidad se generalice. De hecho, hace menos de dos semanas, la propia Bassa rompió el silencio de la Generalitat para explicar que la compatibilidad era una idea que le parecía correcta pero que no podía “firmar”.

Los requisitos para acceder a la renta garantizada ya han sido pactados: podrán optar los mayores de 23 años con dos años de residencia en Cataluña, sin más propiedades que la primera residencia, y que lleven al menos medio año sin ingresos ni prestaciones.

Sobre la firma

Camilo S. Baquero

Reportero de la sección de Nacional, con la política catalana en el punto de mira. Antes de aterrizar en Barcelona había trabajado en diario El Tiempo (Bogotá). Estudió Comunicación Social - Periodismo en la Universidad de Antioquia y es exalumno de la Escuela UAM-EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS