Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Perplejidad” en la CUP por la reapertura de la causa contra los concejales de Badalona

El PP catalán pide una reunión al PSC para explorar una moción contra el actual Gobierno

Concejales del Ayuntamiento de Badalona rompen el auto del juez el 12-0.
Concejales del Ayuntamiento de Badalona rompen el auto del juez el 12-0.

El diputado de la CUP Benet Salellas ha mostrado este jueves su "perplejidad" por la resolución de la Audiencia de Barcelona, que reabre la causa contra seis concejales de Badalona por no haber cerrado al público el Ayuntamiento el pasado 12 de Octubre. Mientras la CUP considera que refuerza su convicción de que "la única vía que queda es la ruptura con la legalidad española", el PP de Badalona lo ve como una oportunidad para echar a la formación anticapitalista del Consistorio. Y ha solicitado una reunión formal con el PSC para explorar la posibilidad de presentar una moción de censura al actual Gobierno municipal.

Salellas ha aprovechado para criticar la "jerarquía judicial" después de que la Audiencia de Barcelona haya reabierto la causa. "No hay democracia posible en el Estado español —ha subrayado— puesto que la jerarquía judicial está para garantizar el orden de quienes mandan, y si hay un juez que difiere de esto, tiene medios para apartarlo o para pasar por encima de él". En cambio, el líder del PP en el Ayuntamiento de Badalona, Juan Fernández, ha defendido que su partido no puede "permitir que la CUP continúe gobernando: es el momento de anteponer los intereses de Badalona por encima de cualquier interés partidista".

La Audiencia de Barcelona ha ordenado que se reabra la investigación contra seis concejales de Badalona que abrieron las puertas del Ayuntamiento el pasado 12 de octubre, pese a que un juez lo había prohibido. Los magistrados han admitido el recurso de la fiscalía y han revocado la decisión de dar carpetazo al asunto. El caso se abrió por una denuncia del PP y obligó a concejales de Podem y la CUP a declarar como imputados por desobediencia. La Audiencia de Barcelona cree que los ediles “desatendieron” un mandato judicial. Los concejales atendieron a ciudadanos que acudieron el 12-O en el vestíbulo y allí “se rellenaron numerosos impresos” lo que, según los magistrados, sí puede ser un acto administrativo. El juez de Badalona archivó la causa porque se trataba, dijo, de una mera “escenificación”.

Más información