Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlament sienta la base para acelerar la ley de ruptura

El pleno aprueba el primer trámite de la norma que facilita una desconexión exprés

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, habla con la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas.
El presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, habla con la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas. EFE

El pleno del Parlament ha aprobado este miércoles el primer trámite para reformar el reglamento de la Cámara. Ese nuevo reglamento permitirá, a la postre, dar luz verde de forma exprés —por lectura única y a propuesta de un solo grupo parlamentario— la ley de transitoriedad jurídica, llamada también ley de desconexión. De esa norma pendería el referéndum de independencia que se ha comprometido a convocar el president, Carles Puigdemont. Junts pel Sí y la CUP sumaron sus 72 votos para desestimar las cuatro enmiendas a la totalidad de los grupos de la oposición (Ciudadanos, PSC, PP y Sí que es Pot), que aunaron sus 62 votos. El texto regresará a la ponencia y el plan es que se apruebe en junio.

El debate volvió a reflejar de forma agria la división del hemiciclo en defensa o no de la consulta. Jordi Turull, de Junts pel Sí, expuso que la reforma persigue mejoras de mecánica parlamentaria para favorecer la conciliación familiar o el papel de los impulsores de iniciativas legislativas populares. El diputado agregó que la lectura única es un instrumento que usan otras Cámaras autonómicas o el Congreso. No mencionó que la reforma persigue acelerar la aprobación de la ley de desconexión, de cuyo contenido apenas se sabe nada, y eso enfureció aún más a la oposición, que advirtió de la falta de calidad democrática.

La oposición acusa al Gobierno de aprobar por vía de urgencia la ley que ampara el referéndum

Lluis Rabell (Sí que es Pot) tachó el plan de estafa a la ciudadanía: “No se puede esconder un elefante detrás de una caja de cerillas”, dijo. Y cuestionó que esos vayan a ser los fundamentos de la “futura república catalana”. José Maria Espejo-Saavedra, de Ciudadanos, lamentó la “tomadura de pelo” y afirmó que los independentistas quieren cambiar las reglas del juego sin tener la mayoría social en votos y ni siquiera en las encuestas. “Presentar una ley por la mañana y aprobarla por la tarde suena a épocas pasadas”, dijo. El popular Alejandro Fernández equiparó a los secesionistas con el presidente venezolano Nicolás Maduro y avisó de que “el totalitarismo identitario” siempre pierde. Eva Granados (PSC) vaticinó el desprestigio en el que caerá el Parlament: “Quieren limitar a la oposición, los filtros y los controles. No queremos que nos independicen a la fuerza”.

"El problema no es la lectura única. Es litigio de fondo es el derecho a la autodeterminación", dice Anna Gabriel, de la CUP

Anna Gabriel, portavoz de la CUP, defendió que la ley del referéndum se apruebe por lectura única. “Vuestro único interés [el de la oposición] es denunciarnos a los tribunales”, dijo al señalar que los grupos de oposición habían decidido dirimir el conflicto en el Tribunal Constitucional. “El litigio de fondo es el derecho a la autodeterminación o seguir en el bunker del 78”, afirmó recriminando la posición de toda la oposición: acusó al PP de ser el partido más corrupto de Europa; lamentó el “triste” papel del PSC; que Ciudadanos rechace la votación y recriminó a Rabell que dijera que el derecho a la autodeterminación está “en estado de coma”. “¿Por que no hace algo?”, les preguntó.

En consonancia con la CUP, Turull acusó al resto de grupos de hacer un ejercicio de “hipocresía” cuando los miembros de la Mesa han recibido querellas de la fiscalía y cuando el Constitucional, apuntó, dice “de lo que se puede o no se puede hablar”. “No vengan con excusas. Piden debatir pero van al Constitucional. La lectura única no es el problema. [El problema] Es la determinación de este Gobierno de hacer el referéndum”, afirmó, para señalar al PP: “El árbitro no es que vaya con su camiseta. Es que es un hooligan".

Más información