_
_
_
_

Carmena deshace la labor de Mayer y busca perfiles técnicos para Cultura

Sectores de Ahora Madrid se resisten a una deriva "tecnocrática" del área

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, con la concejal Celia Mayer.
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, con la concejal Celia Mayer. Carlos Rosillo

La reforma del Área de Cultura anunciada por la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena, tarda en concretarse. Tras la destitución de la concejal Celia Mayer el mes pasado, la regidora dijo que iba a "reorganizar" Madrid Destino, la empresa municipal responsable de todos los espacios culturales. El nuevo modelo contempla convertir esta sociedad en el brazo ejecutor de las políticas culturales del Ayuntamiento, bajo el mandato directo de una concejalía para la que aún no hay nadie designado. Algunos sectores de la formación, como Ganemos, se resisten a una deriva "tecnocrática" del área.

Carmena destituyó el lunes a Ana Varela de la dirección de Madrid Destino. Además de la ex consejera delegada, cercana a Mayer, la regidora relevará a la actual coordinadora del Área de Cultura, Amaya Abaigar, que también dependía de la edil apartada. Para Madrid Destino, Carmena busca a "alguien que conozca la empresa", mientras que para la coordinación del área, el deseo de la alcaldesa es colocar a un alto funcionario, alejado de los partidos. Se trata de un perfil difícil de encontrar, según algunos observadores, que señalan que el Consistorio "podría tardar meses en solucionar el problema".

Dos nombres han circulado hasta ahora como posibles pilares del rediseño impulsado por la alcaldesa: Pablo Martín González en la dirección de Madrid Destino, y Consuelo Sánchez Naranjo en la coordinación del Área de Cultura. Ambos tienen experiencia como funcionarios de alto nivel y son considerados figuras cercanas a Luis Cueto, coordinador general de la Alcaldía y persona de máxima confianza de la alcaldesa.

El nuevo esquema de gestión que prevé Carmena consiste en recuperar un modelo anterior al que creó Mayer. La edil hizo de Madrid Destino una entidad con capacidad y autonomía para elaborar eventos, como la cabalgata de Reyes o el Carnaval, que desataron sendas polémicas y afectaron a la reputación de la alcaldesa y de todo su ejecutivo.

Sin embargo, fuentes municipales señalan que el intento de Carmena de reconfigurar la política cultural de la ciudad, creando una "conexión directa" entre la coordinación del Área de Cultura y Madrid Destino, está siendo frenada por algunos concejales. Probablemente por ello, la candidatura de Martín González no se ha llegado a hacer oficial, a pesar de ser adelantada por algunos medios de comunicación, y la de Sánchez Naranjo está todavía en el aire.

Varios miembros del gobierno municipal rechazan asumir "cambios sustanciales" en el ámbito cultural, puesto que, según sostienen, "carece de sentido nombrar a los colaboradores más importantes del área cuando todavía faltan meses para conocer al futuro concejal responsable". Otras fuentes cercanas a los sectores considerados más radicales de Ahora Madrid advierten de que se opondrán a perfiles exageradamente "técnicos" que limiten la independencia del área de Cultura.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En los próximos tres o cuatro meses, y hasta que Carmena nombre un concejal de Cultura, el coordinador tendría poderes similares a los de un edil. Pero esto puede generar fricciones internas en el gobierno municipal después de que la semana pasada volviese a escenificarse la división interna en el pleno, cuando ocho ediles se ausentaron para no votar a favor de una condena del Consistorio al ataque de la CUP contra la sede del PP en Barcelona.

Entre los concejales que salieron del pleno estaba Celia Mayer, que por primera vez se sumó al grupo de díscolos, escenificando su alejamiento de la alcaldesa. El día siguiente, Mayer volvió a negarse a condenar el asalto a la sede del PP y advirtió de que pedirá más dinero para su nueva área de Políticas de Género y Diversidad. Hasta ahora la lucha municipal contra la violencia de género se apoya en una partida de 11 millones de euros. Varela y Abaigar se sumarán, con toda probabilidad, al nuevo equipo de la edil.

Punto de inflexión

El punto de inflexión de la confrontación interna en el equipo de Ahora Madrid fue la reunión celebrada el pasado viernes, señalan fuentes municipales. Después de tres horas de tenso debate, la alcaldesa —que pretendía abordar la sustitución del concejal Mauricio Valiente de sus competencias en derechos humanos (se negó a condenar el chavismo)—, acabó quedando en minoría. Valiente logró mantenerse y el golpe de timón de la alcaldesa fracasó. Desde Ganemos se felicitaron por esa conclusión, mientras que Carmena calló.

La recuperación del modelo anterior a Mayer —que la concejalía asuma las competencias culturales y Madrid Destino se limite a ejecutarlas— obtendría el apoyo de los partidos de la oposición (PP, Ciudadanos y PSOE), que en estos meses han acusado públicamente a Varela de gestionar eventos culturales desde Madrid Destino y no desde el Ayuntamiento. Y también tendría el visto bueno de parte de la plantilla de la empresa municipal.

La oposición pide un modelo cultural claro para Madrid

Todos los grupos municipales de la oposición —PSOE, PP y Ciudadanos— exigieron el pasado lunes a la alcaldesa, tras oficializarse el cese de Ana Varela al frente de Madrid Destino, un modelo cultural claro para la capital. Los socialistas señalan las dificultades que entraña para la alcaldesa gestionar el "conflicto interno" de Ahora Madrid con un prolongado periodo de interinidad.

La concejal socialista Mar Espinar, responsable del Área de Cultura en el PSOE, critica que la destitución de Varela haya sido dada a conocer por la propia afectada a través de un correo electrónico. Y señala que "lo más grave" es que no se remitiera un comunicado a los trabajadores.

Ciudadanos y PP relacionan la destitución de Varela con su cercanía a Mayer. "Está claro que era la persona de confianza de Mayer, y al destituir a esta —la han echado por una falta de confianza evidente— también destituyen a Varela", afirma Sofía Miranda, de Ciudadanos. Por su parte, la edil popular Isabel Rosell indica que Varela "nunca ha estado a la altura de su puesto" y que se reveló "incapaz de encauzar el problema de personal que tiene la empresa".

Madrid Destino, nacida tras la fusión de tres empresas municipales en 2013 durante la época de Ana Botella (PP), está sometida a una inspección de trabajo. El comité de empresa denunció "falta de transparencia" en los procesos de selección del personal, que son cuestionados por los empleados, y este diario desveló que el año pasado se duplicó el número de contratos temporales, con ofertas que figuraban en el portal informático solo una semana.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_