Detenido un hombre que se masturbó en la calle y eyaculó sobre un policía

El arrestado, de 31 años, está acusado de un delito de atentado contra la autoridad

La calle Cruz de Madrid, abarrotada de gente en una imagen de archivo.
La calle Cruz de Madrid, abarrotada de gente en una imagen de archivo.CARLOS ROSILLO

Un hombre ha sido detenido en Madrid por atentado contra la autoridad tras masturbarse en la calle y eyacular sobre la mano de un agente de la Policía Nacional, según ha informado a este diario un portavoz policial. El suceso se produjo el pasado lunes 20 de marzo, día festivo, sobre las seis de la madrugada en la calle de La Cruz, en el distrito Centro de la capital.

Varias jóvenes avisaron a la Policía al ver a un hombre que se estaba masturbando en la vía pública frente a un bar de copas. A su llegada, los agentes se encontraron con el exhibicionista, de 31 años y de nacionalidad peruana, recostado en la pared. Seguía masturbándose con una mano mientras con la otra sujetaba un teléfono móvil, según publica el diario El Mundo. Los policías le pidieron varias veces que parara, pero no les hizo caso.

Más información
Detenido un médico por masturbarse mientras atendía a una paciente
Un hombre ofrecía paloduz a menores para masturbarse delante de ellos

Según la versión policial, el hombre les dijo: "Oh sí mi amor. Oh sí mi amor. Muy malo, gallego". Poco después, eyaculó y una parte cayó en el suelo y otra sobre la mano izquierda del agente. Después, el  intentó huir, la policía le dio el alto, tropezó pocos metros después y cayó al suelo. Como "opuso resistencia", fue detenido, añaden

Masturbarse en la vía pública, según el Código Penal, no es delito si no hay "menores o incapaces" delante, momento en el que se convierte en exhibicionismo. Está castigado con la pena de prisión de seis meses a un año o multa de 12 a 24 meses.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS