Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La propuesta de Rajoy da respuesta a dos de los 46 puntos de Puigdemont

El anuncio del presidente llega después de que la inversión del Estado tocara fondo

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, hoy en Barcelona.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, hoy en Barcelona.

La baja inversión en infraestructuras del Estado en Cataluña ha sido el gran caballo de batalla no solo de la Generalitat, sino también de las patronales catalanas, que incluso han hecho frente común con las organizaciones empresariales de la Comunidad Valenciana, Murcia y Andalucía en el caso del Corredor Mediterráneo. El anuncio de nuevos proyectos del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, llega después de que la inversión en infraestructuras en de la Administración central en la comunidad llegara a mínimos en los últimos ejercicios.En 2015, el último año con datos cerrados disponibles, Fomento destinó a Cataluña 555,9 millones de euros, el 59% de los 949,5 millones presupuestados, según la Cámara de Comercio de Barcelona.

La propuesta de Rajoy, además, viene a dar respuesta a dos de los 46 puntos que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, le trasladó en abril del año pasado. En concreto, los 29 y 30, que hacían referencia al Corredor Mediterráneo y otras inversiones prioritarias (incluyendo la lanzadera del aeropuerto) y la red de ferrocarril de Rodalies y Regionales, cuyos estándares de puntualidad, según el documento, estaban “lejos de los estándares exigidos”.

Rodalies. Con el anunciado este martes, el Gobierno central encadena tres planes consecutivos para Rodalies. Tanto el Ejecutivo central como el autonómico comparten que la red está saturada y que la gestión sigue tensionada. El primer programa, que estaba pensado para el periodo de entre 2008 y 2015, preveía una inversión de 4.000 millones de euros, de los cuales solo se gastó un 14%. El segundo plan, que firmaron la exministra Ana Pastor y el exconsejero Santi Vila, contemplaba un paquete de medidas urgentes que sumaban 306 millones de euros, pero la Generalitat ha denunciado que solo ha llegado alrededor del 5% de esa cantidad. Ello hizo que el actual consejero de Territorio y Sostenibiliad, Josep Rull, decidiera denunciar por la vía contencioso administrativa al gestor ferroviario Adif a la Audiencia Nacional tras considerar que se había agotado “la vía política”. El Ministerio de Fomento, estima que entre 2012 y 2016 se han invertido 760 millones de euros en la red catalana. Rajoy ha anunciado este martes que Fomento invertirá 1.882 millones de euros en Rodalies. La cifra, ha dicho, seguirá en aumento y alcanzará los 4.000 millones en 2028.

Corredor Mediterráneo. El compromiso de Rajoy es que el eje ferroviario que debe ir desde Algeciras hasta la frontera francesa esté listo, en su parte catalana, en la primavera de 2020. No especificó la inversión necesaria. Sí señaló que el tramo Vandellòs-Tarragona empezará el periodo de pruebas en el primer trimestre de 2018 y que en breve se licitará, de nuevo, el tramo Vila-seca (Tarragona)-Castellbisbal (Barcelona). En ese tramo hay 750 metros que son cruciales para el tráfico ferroviario de mercancías, el que va desde Martorell a Castellbisbal. Cada día pasan por allí unos 200 trenes y el nuevo tramo de vías con ancho internacional tenía que estar listo este año, ya que se hizo una licitación en 2013 que no se ha ejecutado por la necesidad de introducir una modificación. Ahora no se pondrá en marcha hasta 2020, como el resto del corredor.

La lanzadera al aeropuerto. También fue uno de los ejemplos puestos por el presidente del Gobierno que, en este caso, asume el proyecto que presentó la Generalitat, que denunciaba que la Terminal 1 del aeropuerto de El Prat no tenía conexión con más transporte público que el autobús. Al final el metro, financiado por la Generalitat, ha llegado antes que la red ferroviaria hasta las instalaciones aeroportuarias.

Carreteras. Hay numerosos proyectos paralizados en Cataluña. Uno de los principales y que ayer fue el primero en ser mencionado por el presidente del Gobierno es el cinturón orbital o Cuarto Cinturón, un proyecto de la región metropolitana de Barcelona. El proyecto está construido en unos pocos tramos y acumula unos retrasos considerables. Se incorporó por primera vez en los Presupuestos del Estado por primera vez en 2003, con el objetivo de que uno de sus tramos estuviera ejecutado en 2010. Hoy todavía no tiene fecha ni se han avanzado los trabajos pese a que en diferentes años se han dotado presupuestariamente.

Rajoy también citó, en una simple enumeración, otras carreteras que entrarán en las asignaciones presupuestarias de su Gobierno: la N-II en Girona y la N-240 en Tarragona (ambas vías con problemas de alta siniestralidad) para ser desdobladas, así como la N-340. Las carretera, en su conjunto, recibirán 850 millones de euros en cuatro años.