Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La contratación temporal crece más en el sector público

La temporalidad aumentó el año pasado un 24% en la Administración y un 10,5% en el sector privado

Imagen de archivo de una oficina de trabajo de la Generalitat.
Imagen de archivo de una oficina de trabajo de la Generalitat.

La recesión económica que, según los datos de crecimiento y ocupación, va quedando atrás, ha dejado una estructura laboral precaria. Especialmente, en el sector público. Los datos sobre personas contratadas que maneja la Generalitat muestran que, en Cataluña, los asalariados contratados de forma temporal por administraciones y empresas públicas crecieron en 2016 un 24,1% en relación con el año anterior. El número de personas contratadas temporalmente ascendió a 87.600, una cifra que no se veía desde 2011. La provisionalidad en las empresas también aumentó, pero menos: un 10,5%. En términos absolutos, sin embargo, el sector privado supera con creces al público: 496.100 asalariados.

La temporalidad se ha impuesto en el mapa laboral posterior a la crisis. Aunque ha aumentado la ocupación, si se toma la cifra de nuevos cotizantes (106.500 personas) y se compara con el total de contratos firmados en Cataluña (casi tres millones), el resultado es una alta rotación laboral: en 2016 fueron necesarios 28 contratos por cada nuevo puesto de trabajo, mientras que en España se necesitaron 40 contratos. Contando todos los empleos, cada trabajador catalán firmó 2,5 contratos, y la temporalidad ya representa el 21,2% de los contratos firmados, un porcentaje que aumenta al 22% en el sector público.

Una de las causas es que se acumulan años sin convocatorias para lograr plazas públicas con oposiciones, explica Xesús González, coordinador del área pública de Comisiones Obreras en Cataluña. “Hay una precariedad brutal, la contratación temporal no debería estar por encima del 8%”, lamenta González, quien reclama a las administraciones “un plan plurianual de oferta pública para reducir la provisionalidad”. El sindicato calcula que así se podrían recuperar 45.000 empleos públicos fijos, entre los puestos perdidos por los recortes y las 36.000 personas que trabajan como interinas cuando podrían hacerlo como personal funcionario de la Generalitat.

Entre las áreas profesionales en las que hay más temporalidad están la sanidad, la enseñanza y la asistencia social. También son los sectores en los que se han perdido más puestos de trabajo públicos en Cataluña, la comunidad autónoma con menor tasa de empleados públicos: 40 por cada 1.000 habitantes. Un informe de ADAMS Formación indica que, entre enero de 2010 y julio de 2016, se perdieron 100 empleados públicos cada día. El estudio agrega que Cataluña es la comunidad con menos efectivos dedicados a la sanidad (5,26 por cada 1.000 habitantes) muy por debajo de la media general (10,51).

González señala que, en el Departamento de Bienestar y Familia, el 50% del personal es provisional, mientras que en Interior y Educación los temporales ya son más de la mitad. El sindicalista recuerda que, además de la precariedad estructural que supone, los trabajadores con estos contratos carecen de los derechos de los indefinidos, y que la justicia europea ya ha empezado a actuar para frenarlos.