Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Liceo apuesta seguro y repite con grandes voces en la próxima temporada

Acuerdo político con el presupuesto de 44,6 millones y las aportaciones extraordinarias

Jonas Kaufmann, durante su actuación en el festival de Peralada en 2012.
Jonas Kaufmann, durante su actuación en el festival de Peralada en 2012.

Artísticamente la próxima temporada del Liceo no se aventura con experimentos en su programación y sigue apostando a seguro con figuras mundialmente reconocidas que se han demostrado el mejor aliciente para llenar el teatro. Por el coliseo barcelonés pasarán la temporada que viene los tenores Jonas Kaufmann y George Kunde, Piotr Beczala —que esta temporada triunfó en el Liceo con Werther— el barítono Dmitri Hvorostovski, la soprano Sondra Radvanovsky — una de las voces ya habituales en el Liceo— o la mezzosoprano Dolora Zajick. Una temporada que contará también con voces españolas, como las de Plácido Domingo —en versión de zarzuela— Jorge de León, Carlos Álvarez, Sabina Puértolas y Elena Sancho, entre otras, en los 13 títulos de una decena de compositores, según desgranó ayer Christina Scheppelmann, directora artística del teatro lírico. Kaufmann será el protagonista absoluto, junto con la soprano Radvanovsky, de la ópera Andrea Chénier, de David McVicar, en una producción de la Royal Opera House Covent Garden. Un reparto de lujo del que también forma parte el barítono español Carlos Álvarez. Será la primera vez que Kaufmann representa una ópera en el Liceo y la segunda que lo hará en España, desde Valencia en 2011.

Una temporada, que arrancará en septiembre con Il viaggio a Reimsen, de Rossini, y que contará con tres nuevas producciones, una de ellas el clásico ruso Demon, de Anton Rubinstein. Un título que nunca se ha visto en Barcelona y que contará con Hvorostovsky como demonio y la soprano Asmik Grigorian en Tamara.

Será Un ballo in maschera, de Verdi, el título que abrirá oficialmente temporada en octubre. Donizetti, Gounod, Puccini, además de los ya citados, son otros de los compositores que se oirán en el coliseo de La Ramba. Ni un compositor del siglo XX —”no se pueden abordar todas las épocas y hay que tener en cuenta la disponibilidad de los artistas”, comentó Scheppelmann— y ni rastro de óperas contemporáneas que sí estarán, en cambio, a partir de 2019 y en 2020. La música de nueva creación sí continuará con el ciclo Off Liceo que se hace en una versión reducida en el Foyer del teatro. "El repertorio contemporáneo en el escenario grande no despierta suficiente interés y hay que tener en cuenta todo, incluido el esfuerzo financiero",añadía la directora. En ese sentido, la inclusión esta temporada de la ópera Quarttet, de Luca Francesconi, con una espectacular producción de Álex Ollé (La Fura dels Baus) con sus cinco funciones ha tenido una ocupación del 70% del aforo de la sala.

Un Liceo que afronta el futuro con un nuevo plan económico en preparación y con la tranquilidad de que todas las administraciones consorciadas han dado el visto bueno a un presupuesto de 44,6 millones —uno más que la temporada actual— y a aportar 4 millones de euros extraordinarios anuales para corregir el déficit estructural. “No hay razón para estar preocupados porque el compromiso es firme”, aseguraba el presidente de Liceo, Salvador Alemany, quien está convencido de que ahora es esencial generar un clima de confianza para captar más mecenazgo. Una de las cosas de las que hablarán próximamente en una reunión de los patronatos del Teatro Real y el del Liceo.

Una idea en la que abundaba Roger Guasch, director general del teatro: "Nos hemos conjurado para que así sea, no hay razón para temer que el teatro vuelva a la delicada situación de 2013”. Guasch presentó unos números saneados de la temporada pasada que han sido auditados y aprobados por unanimidad del patronato. Con unos ingresos de 42,8 millones que representan un incremento de un 3,1 millones respecto a la temporada 2014/15 y con un cierre con un superávit de 223.000 euros. de cara al término de la actual, el Liceo cuenta con un incremento del patrocinio que llegará a los 5,93 millones de euros, una cifra prácticamente idéntica a la temporada 2008/2009. Los ingresos por actividad artística  se sitúan en torno a los 15,8 millones lo que representará el 37% de las entradas de dinero del Liceo.

Un propósito de mantener un equilibrio entre calidad y gasto que se repite en la temporada próxima en la que el Liceo recupera hasta cinco coproducciones del teatro barcelonés, lo que es más ajustado financieramente que traer producciones de otros teatros de ópera. Son las siguientes: L'Elisir d'Amore (Donizetti), Romeo y Julieta (Gounod), Demon (Rubinstein), Manon Lescaut (Puccini)y La favorite (Donizetti).

En la nueva temporada habrá una apuesta por la danza con tres ballets internacionales como Le Ballet du Grand Théatre de Genève, Eifman Ballet de San Petersburgo y Les Ballets de Monte-Carlo. Y entre los recitales y conciertos destaca el que ofrecerá Plácido Domingo en mayo del próximo año con un programa de zarzuelas, un género muy apreciado por el cantante español, quien estará acompañado por la soprano Ana María Martínez. También estarán en la temporada Jordi Savall con "Ensalades", un collage musical del siglo XVI con piezas polifónicas; Magadlena Kozená; Josep Bros (que en noviembre de 2017 celebrará sus 25 años en los escenarios), Jacquelyn Wagner interpretando a Richard Strauss, bajo la dirección de Josep Pons y la Orquesta Sinfónica del Liceu o François-Fréderic Guy con Así habló Zarazustra. También será el debut en el Liceo de uno de los grandes directores musicales del tiempo, William Christie, con Ariodante (Händel) en versión concierto.