Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los niños maltratados corren el doble de riesgo de suicidarse

Un estudio señala que el peligro se cuadruplica si el maltrato es sexual

acoso escolar
Alumnos de un instituto

El maltrato durante la infancia pasa factura en la juventud. El estrés que genera en los niños este tipo de violencia afecta a su desarrollo cerebral y los hace más vulnerables a padecer, a largo plazo, trastornos mentales, consumo de alcohol y drogas, conductas sexuales de riesgo y, en el peor de los casos, tentativas de suicidio. Un estudio del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) revela que las personas maltratadas en la infancia tienen el doble de riesgo de suicidio antes de cumplir los 26 años.

Los investigadores realizaron una revisión sistemática de más de una treintena de artículos científicos sobre violencia interpersonal (maltrato, abandono, bullying) y concluyeron que el riesgo de tener una tentativa de suicidio entre los jóvenes se multiplica por dos si han sido maltratados de pequeños. “La cantidad no es lo importante porque las tasas de suicidio en Cataluña y en España, aunque crecen, son mucho más bajas que en otras zonas de Europa. Pero es importante saber que aumenta el riesgo para tomar medidas desde el punto de vista de prevención”, explica el doctor Jordi Alonso, director del estudio y coordinador del Grupo de Investigación en Servicios Sanitarios del IMIM.

El maltrato que tiene más impacto, explican los expertos, es el abuso sexual. De hecho, según Alonso, el riesgo se cuadruplica si el maltrato al que es sometido el niño es de carácter sexual. “Por suerte, este tipo de maltrato es menos frecuente que otros. Por ejemplo, algunos estudios hablan de que el acoso escolar afecta a un 30% de los alumnos. Si pudiéramos eliminar el bullying, eliminaríamos casi una cuarta parte de las tentativas de suicidio”, añade.

Los expertos sostienen que “cuanto antes comienza el maltrato, más consecuencias tiene” a corto y largo plazo. “No sólo es cuestión de memoria, de que se acuerden o no. La vulnerabilidad cerebral de los niños es mucho mayor y las consecuencias de esto, también”, apunta Alonso.
Las tentativas de suicidio en jóvenes tienden a ser similares a los adultos. Las mujeres recurren más a la medicación, mientras que los hombres emplean métodos más contundentes, como los saltos al vacío o el ahorcamiento. “La impulsividad”, señalan los investigadores, es un elemento que identifica más a los jóvenes.

Más información