Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los robos violentos en domicilios aumentan un 78% en las comarcas de Girona

Entre los ladrones están clanes de la droga que se roban marihuana unos a otros

Dos mossos d'esquadra.
Dos mossos d'esquadra.

Contrariamente a la tendencia a la baja en Catalunya, en las comarcas de Girona los robos tanto con violencia como con fuerza en interior de domicilios han aumentado de forma destacable. Entre 2015 y 2016 los robos con fuerza pasaron de 3.150 a 3.614, un 14,7% más, y los robos con violencia o intimidación subieron un 77’78%, pasando de 18 a 32 casos. Por lo general se trata, según los Mossos d’Esquadra, de un “delincuente multi-reincidente de alta intensidad” que por la poca pena asociada al tipo de hecho delictivo no entra en la cárcel hasta que acumula causas. Sin embargo, también elevan las cifras de este tipo de delitos los robos entre clanes de traficantes de drogas que se asaltan entre ellos.

“Los detenemos, los entregamos al juzgado con las pruebas y quedan en libertad y es volver a empezar”, lamenta el comisario jefe de la región policial de Girona de los Mossos, Josep Milán. Junto a él, el director general de la policía, Albert Batlle, y el director de Interior en Girona, Albert Ballesta, han aprovechado la presentación del balance anual para pedir un endurecimiento de las penas. Consideran que “no solo es el derecho a la propiedad, sino que para el espacio más intimo de nuestra vida el nivel de protección penal es bajo”, ha asegurado.

Milán ha recordado que las comarcas de Girona se han convertido en los últimos años en “grandes productoras de marihuana”. En el último año los delitos contra la salud pública han aumentado un 3,54%. En 2015 se comisaron 15.344 plantas y el año pasado 28.115, un 83,2% más. El comisario asegura que “esta problemática no solo genera un delito contra la salud pública, sino que va asociada a otros hechos delictivos como los robos en interior de domicilios de grupos o clanes que intentan asaltar a otros que saben que tienen plantaciones para robarles su producción y el dinero y, al final, monopolizar de alguna manera este tipo de producción”.

El comisario ha explicado que en general los robos en domicilios los comete un tipo de delincuente poco especializado. “Salen como depredadores, a la caza, a por el objetivo o víctima que se ponga más fácil, al final valoran este objetivo por el tipo de ganancias que puedan obtener rápidamente con menor riesgo”, ha contado. Este tipo de delincuentes pueden robar tanto en un domicilio, como cobre, como un bolso. El especializado es diferente, “tiene claros los objetivos y también toda la planificación para actuar”, mantiene.

La marihuana está en auge. Ha aumentado su plantación, su consumo, los decomisos y los delitos asociados a ella. Entre octubre de 2013 y abril de 2015, cinco personas murieron en Catalunya de forma violenta en incidentes relacionados con esta sustancia, o bien intentaban apoderarse de las plantas de un tercero o en un ajuste de cuentas entre traficantes. Las incautaciones y detenciones a nivel de Catalunya se han multiplicado por más de cuatro.

En cuanto a los delitos contra las personas, a pesar de que en global los hechos se han reducido un 9,66%, los abusos sexuales, –un 80%, tocamientos– han subido un 28’77% pasando de 73 a 94. También se han incrementado las agresiones sexuales en un 4,23%, pasando de 71 a 74, y las estafas, básicamente a través de Internet, han subido un 14’65%, pasando de 3.195 en 2015 a 3.663 el año pasado. En cambio, los robos en empresas han disminuido entre 2015 y 2016 un 24,58% y los robos de metal, un 51%.