Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE madrileño hace pública su guerra con descalificaciones en Twitter

El concejal Carmona cree que fue un error abstenerse ante la propuesta del PP de invitar a Madrid los familiares de los presos del régimen de Venezuela

El socialista Antonio Miguel Carmona. Ampliar foto
El socialista Antonio Miguel Carmona.

La abstención del PSOE el pasado martes ante la propuesta del PP de invitar a Madrid a los familiares de los opositores venezolanos escenificó este jueves las discrepancias internas de los socialistas en la capital. El concejal Antonio Miguel Carmona consideró un error no votar a favor, y en Twitter el grupo municipal contestó que la decisión había sido fijada: "En reuniones a las que tú no vienes". Carmona denunció el uso de esa cuenta oficial para "desacreditar a compañeros".

"Mi humilde opinión, siempre respetando lo que decida la dirección de mi Grupo, es que no debe quedar duda del apoyo del PSOE a presos políticos venezolano". Con estas palabras el concejal socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Antonio Miguel Carmona, hizo pública este jueves su discrepancia ante la decisión tomada por la dirección del grupo del PSOE de abstenerse a la propuesta presentada por el Partido Popular, que pedía "invitar a la esposa y padres de Leopoldo López a una recepción con la alcaldesa y representantes de todos los grupos municipales en la que se les mostrará la solidaridad de los madrileños". Esta postura crítica es compartida por otros de los nueve concejales que forman el grupo municipal socialista, según comprobó EL PAÍS.

La respuesta a Carmona llegó a través de la cuenta oficial del grupo del PSOE en el Ayuntamiento: "La posición de voto se fija en las reuniones del grupo a las que tú no vienes. Aquí te esperamos para trabajar como el resto". Acto seguido, Carmona acusó a la portavoz, Purificación Causapié, de utilizar la cuenta del grupo para "desacreditar a compañeros con falsedades". "Mi agenda está publicada a diario y asisto al 90% de las reuniones del grupo, igual que el resto [de compañeros]", afirmó el edil.

Carmena vota a favor

La polémica interna se generó después de que la alcaldesa Manuela Carmena, y otros dos concejales de la coalición de Ahora Madrid, que orbita alrededor de Podemos y gobierna la ciudad desde 2015, rompieron la disciplina en el pleno del martes y se sumaron al PP en su petición. El día siguiente, Carmena —que recibió palabras de apoyo por parte de varios concejales socialistas— defendió que ella decide "su agenda" y que siempre se ampara en la defensa de los derechos humanos.

Durante el pleno del martes, la concejal socialista Erika Rodríguez señaló que "por supuesto" el PSOE exige la liberación de Leopoldo López, pero sostuvo que, tal y como estaba redactada la propuesta del PP, alimentaba un "debate estéril". Todos los concejales acordaron abstenerse, agregó una nota oficial de la dirección de la formación socialista en Madrid, enviada a través de las redes sociales.

En esta nota se destaca que el grupo presentó una enmienda para "buscar el consenso de toda la Corporación". Y que solo ante la negativa del PP, el grupo decidió abstenerse. "De hecho, votamos a favor de la liberación de los presos políticos, y solo cuando el PP se negó a aceptar una enmienda de nuestro grupo buscando el consenso de toda la corporación, nos abstuvimos en otros puntos que reflejaban claramente la utilización sectaria del conflicto por parte del grupo popular", reza la nota. Fuentes de los populares afirman que no admitieron la enmienda porque en el texto de la propuesta "no quedaban dudas de interpretación".

La mayoría de los 20 concejales de Ahora Madrid también se abstuvo. Seis de ellos llegaron, incluso, a votar en contra, alegando su disconformidad ante el "teatrillo" del PP. Rita Maestre, portavoz del gobierno municipal, destacó que, además de los presos en Venezuela, su partido quiere denunciar la violación de los derechos humanos en Siria, Melilla y el centro de internamiento de extranjeros de Aluche, en Madrid.

La consulta también genera divisiones

La consulta impulsada por Carmena también genera divisiones en el grupo socialista. La alcaldesa acordó someter solo a los vecinos de un distrito el cambio de nombre del parque Felipe VI, el segundo más grande de Madrid. Unos 2.500 votaron a favor y el gobierno asumió el resultado como "vinculante". No todos los concejales del PSOE, cuyo voto es esencial el cambio, están de acuerdo. Ven en este sufragio rasgos de "populismo".

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información