Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podem lanza un ultimátum a los impulsores del partido de Colau

Los comunes sostienen sin embargo que el acuerdo sobre la confluencia es inminente

Noelia Bail, de la ejecutiva de Podem. Albano Dante Fachín, y Pablo Iglesias.
Noelia Bail, de la ejecutiva de Podem. Albano Dante Fachín, y Pablo Iglesias.

La dirección de Podem lanzó ayer un ultimátum a los promotores del futuro partido que impulsa Ada Colau al rechazar cómo se está construyendo la confluencia. Albano Dante Fachin, secretario general de Podem, exige que los inscritos en la formación morada puedan votar todos los documentos constitutivos del nuevo partido tanto de forma presencial como telemática. Podem ha anunciado que este lunes comunicará a sus 45.000 afiliados el estado de las negociaciones y fijará su posición sobre las mismas para que ellos decidan.

Podem difundió ayer al mediodía un taxativo comunicado reivindicado el derecho a voto de sus inscritos y rechazando de plano que la futura ejecutiva la consensúen las direcciones de los partidos —Barcelona en Comú, Podem, Iniciativa per Catalunya y Esquerra Unida i Alternativa— que la impulsan. La dureza de texto sorprende con la posición que mantienen los comunes, que aseguran que la negociación va por tan buen camino que el acuerdo es inminente. Su plan es pactar una ejecutiva y que la compongan 30 personas, 10 de ellas independientes. Su optimismo es tal que vaticinan que el diseño definitivo se podrá presentar seguramente la próxima semana.

Los mensajes de las dos partes son, sin embargo, completamente divergentes. Los comunes quieren acotar el voto a quienes se hayan inscrito en la página Un país en común mientras Fachin reivindica quiere que los 45.000 inscritos en Podem —muy superiores a los 2.000 militantes que suelen movilizar los otros partidos en sus primarias— tengan derecho a votar en la asamblea fundacional del nuevo partido prevista para el 1 y 2 de abril. Y pide que voten tanto de forma presencial como telemática todos los documentos: el ideológico, el código ético, el nombre del nuevo partido —se barajan tres: En Comú podem; Catalunya en Comú y comuns— y los miembros de la ejecutiva. El nudo del conflicto, más allá del censo, reside precisamente en este último punto: los comunes, capitaneado por Xavier Domènech, son partidarios de que se vote una candidatura ya negociada.

"Solo los partidos del viejo régimen tienen miedo a dar la voz a la gente", dice Podem en un comunicado

No es esa la idea de Podem, que rechaza una lista perfilada y que quiere que los militantes elijan de forma indiscriminada a sus dirigentes. “El mejor consenso no es el que alcancen las cúpulas de los partidos sino el que surja de la libre elección de todos y cada una de las personas que creen en este proyecto”, dice el comunicado. Y remacha aludiendo a una máxima de su formación: “Solo los partidos del viejo régimen tienen miedo de dar voz a la gente”.

El complicado papel de Pablo Iglesias

À. P

Podem asegura que tiene el apoyo de Pablo Iglesias y los comunes esgrimen que el secretario general de Podemos es un ferviente defensor de la confluencia. Iglesias, que sostiene que respetará la decisión de las bases, contó en Vistalegre 2 con el apoyo de Fachin. Sin embargo, un antecedente pesa: Iglesias impuso en las elecciones gallegas de 2015 a Podemos Galicia su integración en las mareas pese a la oposición de las bases.

La negociación parece enconada aunque los comunes han aceptado cierta reivindicación de Podem. Fuentes de ese sector señalaban que accedían a que la votación fuera telemática para el cuerpo ideológico y el código ético pero presencial para la ejecutiva y el nombre. En cualquier caso, consideran innegociable que el censo sea el de Un país en común. La duda es porque los inscritos de Podem no lo hacen. Fuentes del partido morado apuntan a que técnicamente es posible conectar el sistema telemático de Podem al de la nueva formación.

El conflicto revela dos modelos de cultura política y el pulso por reflejar el peso real de cada actor. Para Podem la participación es esencial y encaja como un ataque a su linea de flotación que no se acepte. Miembros de Podem aseguran que Fachin tiene el respaldo de su ejecutiva pero que el acuerdo caerá por su propio peso.