Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los artistas se oponen a la ‘feria’ que propone Santi Vila

El evento que prepara junto al Gremio unirá arte y gastronomía

Una de las obras de la galería Mayoral en Arco.
Una de las obras de la galería Mayoral en Arco.

El gran evento que la consejería de Cultura prepara junto con el Gremio de Galerías de Cataluña tendrá en el arte y la gastronomía sus ejes principales, según fuentes cercanas a la organización. Aún no se sabe como se plasmará, pero es fácil imaginar las múltiples vertientes en que se podría desarrollar. La comida y sus enseres forman parte de la iconografía artística desde siempre, pero desde que en 2007 Documenta seleccionó a Ferran Adriá como representante español se intensificó el trasvase entre arte y la gastronomía. A estas consideraciones se suma la posición puntera de Barcelona como ciudad vinculada a la investigación culinaria más vanguardista, además de contar con una Fundación de Arte y Gastronomía de la que forman parte además de Adriá, cocineros como Juan Mari Arzak y Sergi Arola e historiadores del arte Kosme de Barañano y Tomás Llorens.

El anuncio del consejero Santi Vila en ARCO fue recibido con cierto escepticismo por los galeristas que participan en la feria, la mayoría de los cuales no ve la necesidad de añadir un evento al atiborrado panorama y no cree en las posibilidades de éxito de la propuesta que lidera Gabriel Pinós, presidente del Gremio.

Por su parte, la Plataforma Asamblearia de Artistas de Cataluña (PAAC) manifestó ayer su “estupefacción y disconformidad” en un comunicado titulado “Sr. Vila, ¡una fira no!”. “Mientras el Plan Integral, donde se detallaban acciones prioritarias para consolidar la escena cultural catalana, sigue parado, se elude el consenso generado en el sector con la puesta en marcha de iniciativas ajenas”, asegura el documento. Según los artistas sería mejor que la consejería se centrara en las políticas vinculadas a las fábricas de creación y al incremento de la financiación de los equipamientos existentes. “Si se trata de mercado, por qué no apoyar más las ferias existentes con un buen plan de internacionalización del tejido local, en vez de aparecer una vez al año para dar la misma noticia”, concluye la nota, aludiendo a que es el segundo año que Vila aprovecha ARCO para dar titulares sobre la feria de Barcelona.

El primer día de apertura al público, ARCO se abrió con un homenaje al recién fallecido Antony Estrany. Mucha gente, no sólo galeristas, sino también artistas, periodistas, directores de museo y comisarios, se congregó en el stand de la galería para apoyar su compañera de vida y trabajo, Ángeles de la Mota. Fue un acto breve y sobrio, como le hubiera gustado a Estrany, pero muy emotivo. El director de ARCO, Carlos Urroz, recordó su implicación con los artistas y la propia feria de cuyo comité formó parte, y reivindicó su valentía, constancia y rigor en el desarrollo de una línea artística sin concesiones a las modas o al propio mercado.