JORDI SAVALL Músico

“Vivaldi se hacía sombra a sí mismo”

Savall dirige al frente de Le Concert des Nations la ópera 'Teuzzone' en el Liceo

Jordi Savall vuelve al Liceo de Barcelona dirigiendo la ópera 'Teuzzone'.
Jordi Savall vuelve al Liceo de Barcelona dirigiendo la ópera 'Teuzzone'.DAVID IGNASZEWSKI

Puede tocar en el Centro de Acogida de Calais para solidarizarse con los refugiados —como lo hizo en marzo del año pasado— , en prisiones y hospitales —porque cree que la música tiene que llegar a todos los que lo pasan mal— y, por supuesto, interpretar y dirigir en grandes auditorios de música. Jordi Savall (Igualada,1941), violagambista y musicólogo, vuelve al Liceo hoy y mañana en su faceta de director al frente de su orquesta Le Concert des Nations con una ópera de Vivaldi —en versión concierto— exótica y apenas conocida: Teuzzone. Aunque él la conoce muy bien porque la grabó en la Ópera Real de Versalles en 2011. Se estrenó en el Carnaval de Màntua en 1719 y llega al Liceo 300 años después, también en Carnaval. Aunque Savall aclara que ha sido pura coincidencia: “eran los dos días ya pactados con el Liceo”. “Es una ópera muy exótica porque el libreto —de Apostolo Zeno— sitúa la narración en China en medio de un ambiente oriental y misterioso. Y porque, además, Vivaldi incorpora muchos elementos orientales en su composición. Probablemente porque vivía en Venecia, la ciudad europea más abierta a oriente en aquella época”. Teuzonne cuenta la historia de un príncipe chino, heredero del emperador, que es víctima de una confabulación para arrebatarle el poder. Un juego de rivalidades que es interpretado en el Liceo por el sopranista Paolo López en el papel del príncipe Teuzonne —previsto para castratos en el libreto—, la mezzo Marta Fumagalli, que da vida a Zidiana, la viuda del emperador que se confabula contra su propio hijo, y la soprano Roberta Mameli que interpreta a otro de los malvados en la trama, el gobernador Cino.

No es una ópera muy conocida de Vivaldi. Savall, experto del barroco, añade que ni esta ni muchas otras: “En realidad solo se conocen una tercera parte de sus más de 70 óperas. Y es así porque Vivaldi se hizo sombra a sí mismo tras el éxito con las Cuatro Estaciones y los Conciertos de violín. Todavía no hay una edición completa pero estoy convencido que dentro de unos años se le reconocerá como uno de los grandes compositores de ópera del barroco”.

Probablemente la representación escenográfica de Teuzzone sería muy espectacular. ·”No se ha hecho. Un director de escena chino me explicó que tenía un proyecto para hacerla en París pero no cuajó. La cuestión es que el repertorio de ópera no va mucho más allá del belcanto o Mozart y apostar por una de Vivaldi es una inversión importante cuando no sabes qué aceptación tendrá en un público que no la conoce”. Para las funciones del teatro barcelonés, Savall introduce dos instrumentos orientales: una pipa —una especia de laud— y un guzheng, algo parecido a una arpa rectangular plana.

Savall, flamante premio Ciutat de Barcelona por su labor de “embajador” de la ciudad, recala en el Liceo tras un 2016 muy intenso, con 155 conciertos, algunos en Barcelona, en el Auditori, las Drassanes y en junio, de broche final, en el Palau de la Música con las tres últimas sinfonías de Mozart. Con el Liceo ha llegado a un acuerdo por el que cada año presenta un proyecto que en las últimas temporadas han sido conciertos. Para la temporada 2019/2020 está previsto que dirija una ópera escénica, Alcyone, del compositor francés Marin Marais: “Es de 1709, una de las más bonitas del siglo XVIII y muy poco conocida”. También está ultimando la creación de un grupo de 20 músicos refugiados profesionales. Ni la edad —este año cumplirá 76— le hace bajar el ritmo: “es como ir en bicicleta, no puedes parar...”

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción