Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La empresa Madrid Destino duplica en un año las contrataciones temporales

Los trabajadores hablan de "falta de transparencia" y presentan una denuncia ante la Inspección de Trabajo

Celia Mayer, en el centro, en la presentación de los nuevos directores del teatro Español y Naves del Matadero.
Celia Mayer, en el centro, en la presentación de los nuevos directores del teatro Español y Naves del Matadero.

La cuestión laboral sacude Madrid Destino, la empresa municipal que se dedica a promover el turismo y la cultura en la capital. El número de contrataciones temporales (eventuales y artístico) superó el año pasado las previsiones, duplicando las cifras del año anterior. El comité de empresa —formado por CCOO, UTEMAD, UGT y CSIF— denuncia “irregularidades” en los contratos, cuyas convocatorias permanecen en la web de la empresa solo siete días, el mínimo legal. El caso está siendo analizado por la Inspección de trabajo.

Madrid Destino, la empresa municipal de promoción cultural vinculada al Área de Cultura y Deportes del Ayuntamiento, de la que se encarga Celia Mayer (Ahora Madrid), multiplicó el año pasado el número de contratos temporales para personal eventual y artístico. Se pasó de unos 61 eventuales a 116, a los que hay que añadir una docena de artistas. Tras estas contrataciones, Madrid Destino, superó al cierre de 2016 las previsiones de plantilla, alcanzando los 511 empleados. Este incremento sobrepasa, además, las previsiones de 2017 (489 trabajadores), con el consiguiente aumento de gasto por encima de las estimaciones presupuestarias.

El comité de empresa de Madrid Destino cree que de esta forma se pone en peligro la estabilidad de la entidad, que gestiona el Circo Price, el Español, el teatro Fernán Gómez, además de las Naves de Matadero, la Cineteca, el Palacio de los Congresos y la Caja Mágica. A través de tres comunicados —el último, del 15 de febrero— el comité señala que la “avalancha” de contrataciones “no responden a un análisis previo de las necesidades de la empresa” y que los procesos de selección son “opacos, sin transparencia”.

El personal eventual contratado por Madrid Destino es seleccionado de forma directa, tras la publicación de una convocatoria en el sitio web de la empresa. Una nota interna de Madrid Destino, a la que tuvo acceso EL PAÍS, explicó que bajo el epígrafe “personal eventual y artístico” se incluyen contrataciones que tienen “una duración concreta y son de concurrencia pública”. Técnicos de luces y sonido, maquilladores o artistas, pero nunca gestores culturales, destacaba la nota.

En los últimos meses del 2016 en su web podían encontrarse ofertas para perfiles más variados, como “coordinador técnico”, “técnico superior de riesgos laborales”, “regidor”, “auxiliar administrativo” o “encargado de diversos servicios”. Las ofertas publicadas se mantenían colgadas solo siete días en Internet (el mínimo legal) y trabajadores de la empresa denuncian que en algunos casos los candidatos podían enviar sus datos y currículum a una dirección de correo electrónico no corporativo (rrhh.mdestino@gmail.com).

La edil socialista Mar Espinar, que cuestiona el número de nuevas contrataciones, sostiene que la gestión de Madrid Destino, una empresa municipal que el año pasado recibió por parte del Ayuntamiento 53,3 millones de euros en subvenciones (un 32% más que las de 2015), no puede servir de “coladero” de ningún partido político. “Madrid Destino tiene una denuncia del comité de empresa, una llamada de atención de Intervención general del Ayuntamiento en la que se exige que corrija su política de contratación (cosa que sigue sin hacer), y solo en contrataciones ha superado las previsiones de 2017”, denuncia la socialista. Y añade: “La empresa sigue sumida en la desorganización laboral”.

Incremento de actividades

Desde Madrid Destino defienden que el grueso de las contrataciones se debe a un “incremento bastante importante” de las actividades culturales en la ciudad, como el cuarto centenario de la Plaza Mayor, los 40 años del teatro Fernán Gómez, los 10 del Matadero y el World Pride, entre otros. Con respecto a las denuncias del comité, reconocen la “relación complicada” que existe entre trabajadores y dirigentes, pero subrayan que “viene de antiguo”. En cuanto a las convocatorias, los plazos reducidos de publicación en la web se deben a la voluntad de “garantizar la mayor agilidad posible”.

Según los trabajadores, la renuncia de Santiago Eraso de la dirección y la de la responsable de recursos humanos —ambos alegando “motivos personales”— generó “una sucesión de contratos y promociones internas que responden a perfiles de alta cualificación y remuneración notable”. Por ello decidieron recurrir al inspector de trabajo para que averiguara los hechos. La investigación está ahora en curso.

“Tememos que la indeterminación y los bandazos que está dando la actual dirección lleven a la inviabilidad de la empresa, o, peor aún, doten de argumentos suficientes para que los próximos gestores que haya, sean del partido que sean, liquiden Madrid Destino”, señalan desde el comité.

El PSOE plantea cambios en la gestión de la empresa

Los números de las cifras de negocios de Madrid Destino relativas al 2016 revelan que la empresa pública redujo en más de 500.000 euros sus ingresos por encomiendas del Ayuntamiento de Madrid y también perdió 300.000 euros en patrocinios. El importe neto de la cifra de negocios de Madrid Destino cayó en más de 300.000 euros.

Respecto a los ingresos por venta de entradas, destaca el descenso del Teatro Español, que perdió casi 120.000 euros. También el Circo Price vendió 140.000 euros menos, y Centro Centro recaudó unos 150.000 euros menos. Por otro lado, las Naves del Español incrementaron su negocio en más de 300.000 euros, la Cineteca mejoró en 10.000 euros, y el Teatro Fernán Gómez en más de 100.000 euros.

La socialista Mar Espinar cree que “la empresa sigue sin organización, con conflictos laborales importantes y un goteo de contrataciones que no cesa. Creo que se está poniendo en riesgo la viabilidad de Madrid Destino y desde luego más pronto que tarde el grupo municipal socialista va a tratar de que el gobierno tome las medidas necesarias para que esto no continúe así”. Y advierte: “Madrid Destino no puede ser un coladero ni parecerlo”.

La cuestión laboral sacude Madrid Destino desde la época de Ana Botella (PP). Los trabajadores piden desde la fusión de 2013 entre Madrid Arte y Cultura, Madrid Visitors & Convention y Madrid Espacios y Congresos que se firme un convenio colectivo para toda la plantilla. Con la llegada de Manuela Carmena a la alcaldía, y el cambio de gobierno municipal, los trabajadores confiaron en que las cosas pudieran cambiar, aunque la denuncia presentada a Inspección de trabajo sobre las decenas de nuevas contrataciones indica que el desencuentro aún no está resuelto.