Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Catalá y Puigdemont escenifican en público el conflicto catalán

El ministro asegura que "el problema es incumplir la ley" y el president defiende el derecho de autodeterminación

El ministro Rafael Catalá, junto al presidente Carles Puigdemont y el decano de los abogdos de Barcelona, Oriol Rusca.rn
El ministro Rafael Catalá, junto al presidente Carles Puigdemont y el decano de los abogdos de Barcelona, Oriol Rusca.

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, y el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, han escenificado esta tarde en Barcelona el conflicto politíco de Cataluña y el alejamiento entre ambos gobiernos. Ha ocurrido en el acto anual que celebra el Colegio de Abogados de Barcelona, en el que Catalá ha elogiado la importancia de la Constitución Española, el Estatuto de autonomía catalán y el Tratado de la Unión Europea.

A renglón seguido, el titular de Justicia, que ha ido intercalando el castellano y catalán en su discurso, ha defendido la importancia de los abogados en la defensa del Estado de Derecho, así como del Tribunal Constitucional, la fiscalía y el poder judicial. "El problema no es tener diferentes pareceres, porque la diversidad es riqueza, el problema es incumplir la ley, porque ninguno de nosotros puede está por encima de la ley", ha dicho. Catalá ha concluido sus palabras explicando que "uno de los retos más importantes" que tiene planteados España es "el diálogo y el consenso".

Puigdemont ha recogido el guante en su turno de intervención que ha clausurado el acto. "Ley ha de servir para encarcelar delincuentes, no puede encorsetar nada y ante la duda ha de decantarse siempre por el ciudadano", ha sostenido. El presidente catalán ha agradecido la labor que desarrollan los abogados para afrontar problemáticas como las claúsulas suelo, los desahucios o los abusos de las empresas energéticas. "Pero también la libertad de expresión o el derecho a la autodeterminación de los pueblos", ha añadido.

El líder catalán ha recordado qe el divorcio no estaba permitido en España hace 50 años, ni tampoco que los homosexuales se pudieran casar o adoptar hijos, y ha defendido actuaciones de la Generalitat frente a la manera de actuar del Gobierno español, como dar asistencia a todos los inmigrantes, sin importar su situación administrativa, o evitar los cortes de las empresas energéticas.