Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Endesa y Gas Natural quedan fuera del contrato de luz de Barcelona

Las cláusulas exigen firmar un convenio de pobreza energética

Manifestación contra la pobreza energética.
Manifestación contra la pobreza energética.

El Gobierno de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, anunció hace un mes que introducía cláusulas sociales en la compra de energía eléctrica: la suministradora que corte la luz a las familias vulnerables quedaría fuera y tendría que firmar un convenio para pagar el 50% de la factura de la pobreza energética. Y así ha sido. En una situación que no tiene precedentes, las dos grandes eléctricas, Endesa y Gas Natural no se han presentado a los tres concursos de compra de luz del Ayuntamiento (que suman 65 millones de euros) cuyo plazo de presentación de ofertas finalizó el pasado viernes. Sí han acudido pequeñas compañías como Factor Energía o la cooperativa Som Energia, según avanzó El Periódico. La adjudicación no es firme puesto que está pendiente de un recurso antre el Tribunal Catalán de Contratos del Sector Público.

El pasado 19 de enero, Colau y el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, presentaron el modelo de convenio de ayuda contra la pobreza energética, una de las condiciones establecidas dentro de la ley 24/2015 y que las empresas no han querido firmar porque consideran que ya dan mucho dinero para ayudar a las familias necesitadas a través del bono social. Las cláusulas del contrato del Ayuntamiento establece precisamente la obligación de firmar un convenio en esta línea.

Una portavoz de Gas Natural explicó ayer que la empresa no se ha presentado porque desconoce los términos de dicho convenio. Una idea similar defendieron desde Endesa, que lo ven como “un cheque en blanco” y además creen que los términos de las cláusulas son “discriminatorias”, pues alguna empresa sin clientes en la capital catalana podría participar. Ambas empresas han llevado los términos del concurso ante el Tribunal de Contratos, que en teoría ha de fallar en los próximos días.

El equipo de Colau se tomó la autoexclusión de los dos grandes operadores como una pequeña victoria. E insinuaron que Endesa y Gas Natural pensaban que ninguna otra empresa tendría músculo para presentarse y de alguna forma acabarían llevándose el pastel, como hasta ahora. “Lo dijimos: hay que cumplir la ley. Barcelona no quiere trabajar con eléctricas que no asuman cláusulas contra la pobreza energética”, afirmó anoche la alcaldesa Ada Colau a través de su cuenta de Twitter.

 Varios operadores

 Hasta ahora había dos lotes adjudicados, los dos a Endesa. Estos lotes (el del alumbrado de las calles y los edificios municipales, 54 millones; y el de los edificios que requieren potencia superior) se trocearon en tres. El tercero es especifico para los 29 edificios que generan electricidad (como las placas solares del Fòrum). El objetivo de esta ampliación era garantizar varios operadores.