Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento diseña la reforma de Gran Vía antes de realizar la consulta popular

Tendrá dos carriles por sentido para el transporte público y residentes y se ampliarán las aceras

Carmena y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, en unas jornadas sobre sostenibilidad celebradas hoy en el Colegio de Arquitectos Ampliar foto
Carmena y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, en unas jornadas sobre sostenibilidad celebradas hoy en el Colegio de Arquitectos

El Ayuntamiento de Madrid abordó este miércoles en una comisión municipal el rediseño de Gran Vía. El concejal de Urbanismo, José Manuel Calvo, detalló que el coste global de la operación alcanzará los cinco millones de euros, de los que 800.000 están previstos para este año. El Consistorio tiene preparado ya su plan de rediseño, que prevé aumentar el número de pasos peatonales y mejoras en las plazas aledañas, pese a que aún no se ha celebrado la “consulta vinculante”.

El concejal de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, explicó este miércoles que la principal arteria de Centro tendrá dos carriles por sentido destinados al transporte público y a los residentes, y que se mejorará el arbolado y se ampliarán las aceras, reduciendo su cota al nivel de la calzada. El Consistorio también tiene listo un plan para aumentar el número de pasos para los peatones y mejorar las plazas aledañas a la Gran Vía. Dos cuestiones estas, que junto con la ampliación de las aceras, deberían de pasar antes por el voto de los ciudadanos en la consulta convocada por la alcaldesa Manuela Carmena (Ahora Madrid) entre el 13 y el 19 de febrero.

Ante la aparente contradicción de convocar una consulta sobre una actuación que el Ayuntamiento tiene diseñada e, incluso, presupuestada, el edil del gobierno de Carmena defendió que la “ciudadanía de Madrid es soberana” y que la consulta es vinculante. Aunque aclaró: “Entendemos que los madrileños lo que quieren es una Gran Vía mejor, que pasa por más espacios peatonales, más arbolado y por reducir el tráfico de paso”.

En opinión de Calvo, la consulta se efectúa “para conocer la opinión de la gente”. “Evidentemente, yo entiendo que la mayor parte de los madrileños y madrileñas quieren tener una Gran Vía mejor y las propuestas que está planteando el Ayuntamiento son de mejora. Por tanto, podemos intuir que las respuestas irán en este sentido, pero queremos valorar la opinión de la gente y consultarles. Vamos a ver cuál será el resultado”, afirmó.

Una de las cuatro preguntas de la consulta de febrero sobre Gran Vía reza: “¿Consideras necesario mejorar las condiciones de las plazas traseras vinculadas a Gran Vía para que puedan ser utilizadas como espacio de descanso y/o de estancia?”. Sin embargo, según informó el edil en comisión, el Consistorio ya ha convocado el concurso para jóvenes arquitectos para la remodelación de las plazas aledañas.

El Área de Participación Ciudadana, dirigida por Pablo Soto, siempre defendió que las respuestas de los ciudadanos se considerarán vinculantes. Por ello, el Ayuntamiento pondrá a disposición de los 2,7 millones de residentes varias urnas en los distritos de la ciudad, además de la posibilidad de votar por Internet en el portal Madrid Decide.

La inclusión de las preguntas sobre los “detalles” del cierre al tráfio de Gran Vía se tomó el pasado 21 de enero. Esta consulta se incorporó al proceso participativo de la remodelación de la plaza de España. No será necesario un quórum de participación.

El Consistorio estima que el proceso participativo podrá costar hasta 600.000 euros, dependiendo del grado de participación. A diferencia de la votación sobre plaza de España, en el caso de la Gran Vía el Consistorio no admitirá el voto por correo, que se descartó porque la papeleta de la plaza ya había sido enviada y prefirió no incrementar el gasto.

Más información