Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puigdemont intenta situar el referéndum en la agenda de Bruselas

El presidente catalán ofrece una conferencia en el Parlamento europeo en la que insistirá en su preferencia por una consulta pactada

Puigdemont y Junqueras, en el avión hacia Bruselas.
Puigdemont y Junqueras, en el avión hacia Bruselas.

El Gobierno catalán prevé llenar esta tarde la sala 3C050 del Parlamento Europeo, en la que Carles Puigdemont, reiterará su determinación de convocar este año un referéndum de independencia que, según sus preferencias, tendría que ser pactado con el Ejecutivo central. El optimismo de la Generalitat ante la conferencia que liderará el presidente autonómico, y en la que también participarán su vicepresidente económico, Oriol Junqueras, y el consejero de Asuntos Exteriores, Raül Romeva, reside en el creciente morbo del encuentro, a su entender alimentado por la llamada al boicot realizada por el portavoz del PP en el Parlamento Europeo, Esteban González Pons, quien a través de un correo electrónico pidió a los eurodiputados del Partido Popular Europeo que evitaran acudir al encuentro. 

La polémica generada en torno a esa petición puede convertirse, en opinión de la delegación catalana, en un buen motivo para conseguir llenar un auditorio de 350 plazas. No obstante, tampoco se prevé la presencia de diputados socialistas ni miembros de los cuerpos diplomáticos presentes en Bruselas, ya que el presidente del Parlamento Europeo los ha convocado también hoy.

El mensaje que los tres miembros del Gobierno de la Generalitat trasladarán hoy será similar al expresado en los últimos meses: la voluntad de celebrar la consulta independentista, la intención de convocarla el próximo septiembre si desde Moncloa no se dan pasos para hacerla de forma pactada y subrayar que su decisión es fruto del mandato de las elecciones del pasado año, cuando las fuerzas independentistas Junts pel Sí y la CUP lograron una mayoría en el Parlament. Previsiblemente habrá otro punto: que más allá de las fuerzas independentistas, hay otro grupo que también demanda la consulta (Catalunya Sí que Es Pot, que estará representado por el diputado de Iniciativa, Ernest Urtasun). Lo harán en castellano, catalán, francés e inglés.

Ciudadanos y el PSC critican la conferencia

ANGELS PIÑOL

Ciudadanos y el Partit dels Socialistes han criticado este mediodía en el Parlament la conferencia de Puigdemont en Bruselas. Fernando del Páramo, portavoz del grupo naranja, ha asegurado que el viaje ha costado 120.000 euros del erario público. “No me preocupan que hagan el ridículo; me preocupa que lo hagan todos los catalanes. ¿Queremos la imagen de Puigdemont hablado de un nuevo Brexit pagado por los catalanes?”, ha afirmado el diputado que ha invitado al president a ir a Bruselas a trabajar y “no a hacerse fotos”. “Y ya sabemos que no les gusta mucho trabajar. Solo han aprobado una ley en esta legislatura”, se ha jactado. Con todo, no ha querido pronunciarse sobre la polémica carta del eurodiputado popular Esteban González Pons, invitando a sus compañeros de grupo a no asistir a la charla. “No tengo una valoración al respecto Lo que nos preocupa es que siempre que hay un acto internacional tengamos un lio de este tipo”, ha dicho.

Más comedido, Ferran Pedret, diputado socialista, ha calificado de lícito y legítimo que Puigdemont se explique dónde quiera pero ha advertido que alberga dudas sobre la naturaleza del acto. Pedret considera que la conferencia está envuelta de cierta confusión porque no se sabe si es un acto partidista -“¿Por qué tiene propaganda institucional?”- o si realmente es institucional -“¿Por qué entonces otros líderes políticos no han recibido el mismo trato en ese tipo de actos?”-. El PSC ha querido constatar que se está en una “reedición de las prácticas” que confundían partido con instituciones y remitirá preguntas por escrito al Gobierno para que lo clarifique.

Roger Torrent, portavoz de Junts pel Sí, ha calificado, por el contrario, la conferencia de “excelente noticia” y ha reiterado que su grupo irá dónde haga falta a explicar la voluntad de los catalanes de ejercer el derecho a decidir. “Y eso pese a los groseros intentos del PP de coartar la libertad de expresión. Que sepan sus socios europeos que intentar dinamitar uno de los pilares de la Unión Europea”.

Puigdemont ha trasladado esos mismos mensajes a cónsules y embajadores con los que se ha reunido en el Parlamento catalán. Hoy lo trasladará a Bruselas, cerca de la Eurocámara, con el objetivo de intentar encajar el referéndum en la agenda europea pese a la distancia con la que la Comisión Europea y los Estados miembros de la Unión Europea han recogido las demandas catalanas. La única respuesta oficial, a día de hoy, es la amenaza de que, en caso de independencia, Cataluña saldría de la UE.

La visita de los tres miembros del Gobierno catalán se produce sin que hayan intentado reunirse con los máximos responsables políticos de la Comisión Europea y del Parlamento Europeo. La Comisión Europea ha dejado claro este martes que "no se han registrado peticiones de las autoridades catalanas para ver al presidente". El portavoz comunitario ha señalado que están al corriente de la celebración de la conferencia, pero no ha querido hacer ninguna valoración sobre el contenido de la visita de la delegación catalana. Sí ha confirmado en cambio que ha sido contactado por su homólogo en el Govern para mantener un encuentro "en algún momento", dijo sin ofrecer más detalles, informa Álvaro Sánchez.

Justo ayer, el think tank Eurasia Group calificaba el proceso independentista catalán el mayor riesgo para España de este año pese a considerar incierto la posibilidad de que Cataluña acabe en un proceso de secesión. "Un referéndum unilateral --señala el informe-- previsto para septiembre probablemente será boicoteado por los partidos de oposición, no tendrá base legal y, lo que es más importante, no tendrá reconocimiento internacional". El mismo documento pone el acento también en la inestabilidad a la que está sometido el Gobierno de Puigdemont, dependiente en cada una de sus decisiones importantes del voto de la CUP, que todavía no ha decidido si le permitirá aprobar los Presupuestos de este año y, con ellos, el referéndum.

Con todas esas ideas han volado hoy en clase turista Puigdemont, Junqueras y Romeva hacia Bruselas. En ese orden, uno detrás de otro. Y con sus jefes de gabinete y de comunicación a su lado, además de otros miembros en la comitiva autonómica. Para el Ejecutivo, la conferencia organizada por sus europarlamentarios de Convergència y de Esquerra tiene una trascendencia especial, no en vano se han gastado más de 120.000 euros para anunciar la conferencia en distintos diarios europeos.

Rajoy, sobre el viaje de Puigdemont a Bruselas