Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Banda criminal muy peligrosa en la BCNegra

Lehane, Connolly, Indridason y los ‘hijos’ de Vázquez Montalbán y Simenon, grandes atractivos del festival policiaco de Barcelona

Manuel Vázquez Montalbán, en 2000.
Manuel Vázquez Montalbán, en 2000.

Los índices de criminalidad literaria de BCNegra dependen, más que de motivaciones económicas, de que los autores tengan o no novedades recientes en las librerías y de que su agenda promocional les permita asomarse. Esas dos causas se han aliado este año en la que ya es la 12ª edición del festival de novela policiaca de Barcelona, que, organizado por el Consistorio, arranca el jueves y, hasta el 4 de febrero, reúne a una banda criminal de lujo: Denis Lehane, John Connolly, Arnaldur Indridason y, por delegación de sus hijos (naturales o ficticios), George Simenon y Manuel Vázquez Montalbán.

“Con Lehane veremos cómo han cambiado los barrios en EEUU, cómo los blancos se han ido quedando aislados y quizá así entendamos, o no, cosas sobre la elección de Trump”, sugiere con un hilo de voz Paco Camarasa, eterno comisario del evento (que este año se ha buscado un adjunto, el periodista Antonio Iturbe), como un enésimo aliciente para asistir a la charla que el 3 de febrero dará el escritor bajo el epígrafe Una mirada crítica a la sociedad norteamericana, en la que será su primera visita a Barcelona. En realidad, nada demasiado alejado del substrato de sus obras (Mystic River; Shutter Island…) o de sus guiones televisivos (The Wire, a partir de la tercera temporada). Hay una violencia y una rabia latentes en las trastiendas de la gente muy superiores a la violencia física. Que Lehane lo vea y lo describa no implica que ni lo uno ni lo otro sea fácil. De ahí su prestigio.

Aquellos son méritos suficientes para emparentar Lehane con la mirada sobre Barcelona del detective Carvalho, una acidez la de este último sólo más tranquila de forma que de fondo, y que justifican que el 2 de febrero reciba el premio del festival que lleva ese nombre. Buen año: se cumplen 40 de la aparición de La soledad del mánager, primer libro en el que el personaje dibujado por Vázquez Montalbán es ya protagonista pleno. La efeméride se celebra en BCNegra a lo grande: por un lado, una exposición en la Biblioteca Jaume Fuster, donde primeros pinceles como Eduardo Arroyo, Juan Genovés, Jaume Plensa y Joan Pere Viladecans, entre otros, plasman su mirada sobre la obra carvalhiana. Por otro, una mesa redonda (1 de febrero) con tres premios Dashiell Hammet, entre ellos Carlos Zanón, encargado de resucitar a Carvalho en 2018. Como hilo conductor, la reaparición en las librerías de los títulos de la serie, reeditados por Booket. “Es un riesgo, pero Zanón puede hacerlo muy bien: es de los que mejor ha dado una nueva visión crítica de Barcelona”, acota Camarasa.

Quien presencialmente disparará primero será el irlandés Connolly, que da una nueva vuelta de tuerca psicológica a su detective Charlie Parker en la flamante La canción de las sombras (Tusquets), donde lo sobrenatural y lo fantástico se posicionan entre el bien y el mal (27 de enero). Un regusto intimista y más allá de lo material también respiran las obras del islandés Indridason, no solo uno de los grandes autores del género europeo sino de las primeras plumas de la literatura islandesa, como demuestra con su detective Sveinsson, en obras de crímenes muy bien tramados y el tácito espíritu torturado de los nórdicos. En su reciente Bettý (RBA), sin embargo, da desancanso a su héroe para centrarse en la historia de una mujer fatal.

“La de Simenon es una gran lectura pendiente; ni Andrea Camilleri entiende que en España no funcione, a pesar de haber tenido excelentes editores”, apunta Camarasa. Algo puede atenuar la charla que el hijo y gestor del legado paterno, John Simenon, mantendrá el 2 de febrero. “Si se leyera más, igual cosas que nos pasan serían diferentes: Maigret es un comisario muy maduro e inteligente”, fija el también comisario, pero de BCNegra.

Con un presupuesto de 140.000 euros, la casi treintena de actividades dan también para analizar la producción negrocriminal catalana, con una creciente producción en catalán y buena parte ambientada fuera de Barcelona: “Eso no ocurre en el género del resto de España, donde dominan las grandes urbes como escenarios”, constata Camarasa. En cualquier caso, Barcelona fue un sangriento escenario en los años 20 del siglo pasado, de tintes no demasiado alejados a los de Chicago, como explicarán Andreu Martin, Antonio Soler y Paco Ignacio Taibo II, que han ambientado novelas y ensayos en este periodo (1 febrero). Este último hablará también los 30 años de la Semana Negra de Gijón, la cita más veterana del sector en España, de la que fue promotor.

Los inquietantes paralelismos entre la ficción y la realidad es otro de los temas que, desde diversos ángulos, se abordarán en BCNegra este año, un debate al que aportarán su experiencia desde la primera comisaria de los Mossos d’Esquadra, Cristina Manresa (28 enero), al agente de la policía judicial francesa y ahora escritor Olivier Norek (1 de febrero), que con su nuevo Efecto dominó (Grijalbo), ganador del Premio de Novela Negra Europea 2016, bien podría colocarse entre las estrellas del festival. Una cita (el año pasado asistieron 7.639 personas) que no para de crecer: 29 editoriales y 22 librerías participan en el evento, que por vez primera tendrá venta de libros y se lanza una comunidad virtual negra a través de Twitter, Facebook e Instagram. Sí, aumenta la criminalidad en Barcelona. Al menos, sobre el papel.

Más información