Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carmena consultará solo los “detalles” del cierre de Gran Vía

Se preguntará a los vecinos sobre las aceras, los pasos de peatones o cómo debe circular el transporte público

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, en la calle de Gran Vía.
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, en la calle de Gran Vía.

El Ayuntamiento consultará a los madrileños los “detalles” del cierre de la Gran Vía. Les pedirá que den su opinión sobre el número de pasos de cebra que debe tener la artería que cruza la ciudad de este a oeste, las restricciones al tráfico de las plazas cercanas y si desean que prevalezca el transporte público sobre el privado. No les consultará, en cambio, si la calle debe ser o no peatonalizada parcial o totalmente, porque la alcaldesa, Manuela Carmena, ya lo da por hecho. El referéndum no requerirá quorum alguno y será, según el Consistorio, vinculante. Podrán votar los residentes mayores de 16 años. 

Los ciudadanos podrán expresar su opinión, que tendrá valor vinculante, en febrero solo sobre algunos detalles del proyecto de semipeatonalización o limitación al tránsito a los no residentes en la Gran Vía. El delegado de Participación Ciudadana y Gobierno Abierto de la capital, Pablo Soto, anunció que Manuela Carmena acordó incluir en la consulta sobre la plaza de España —los madrileños podrán votar también entre dos proyectos de reforma que se han seleccionado— cuatro preguntas inherentes a la Gran Vía: en concreto, la “mejora” de las plazas aledañas a esa calle, el número de pasos peatonales necesarios, la prevalencia del transporte público sobre el privado y la amplitud de las aceras. En cada pregunta, los ciudadanos podrán responder sólo con un sí o con un no.

En el caso de las aceras, por ejemplo, la papeleta pregunta: “¿Estás de acuerdo con mejorar el espacio peatonal de la Gran Vía mediante la ampliación de sus aceras?”. En caso de respuesta afirmativa, la consulta no aclara, sin embargo, cómo se deberán ejecutar las obras: en cuántos metros se ampliará el área de peatones, si se limitarán los carriles y de qué manera, o si la ampliación será homogénea en toda la calle.

Tampoco el Ayuntamiento aclaró si, después de la consulta, se volverá a preguntar a los ciudadanos sobre el diseño definitivo.

Modelo de movilidad

El Consistorio defiende que su intención es comprender qué piensan los residentes sobre su modelo de movilidad, que aboga por incrementar el uso del transporte público y limitar el privado

. “Se trata de una actuación del Ayuntamiento, tras escuchar a la ciudadanía y a los grupos municipales de la oposición después de las actuaciones de estas Navidades en Gran Vía”, señaló el Área de Participación del Consistorio.

El cierre parcial del tráfico en Gran Vía durante las fiestas navideñas sirvió al Ayuntamiento para “testar” la posibilidad de reducir el número de carriles en la principal arteria de centro. En esos días, el tráfico se redujo en un 43% y los niveles de contaminación disminuyeron. No obstante, el Ayuntamiento no ha elaborado datos sobre el impacto económico en las tiendas de la zona, tal y como le reclamaron los comerciantes, que, en algunos casos, denuncian una caída de las ventas.

La Asociación de Comerciantes de Preciados, Carmen, Arenal y adyacentes —que engloba a 70 comercios— denunció, por ejemplo, pérdidas netas del 15% en Navidad y pidió un estudio sobre las consecuencias de un cierre parcial antes de empezar las obras. El Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid también instó a Manuela Carmena a reformar la Gran Vía, pero solo después de haber estudiado a fondo su impacto en todo el centro de la capital, y advirtió de la posibilidad de que el debate se convierta en un argumento “electoralista”.

El equipo municipal de Ahora Madrid sostuvo que avanzar en la peatonalización de esta importante arteria de la ciudad forma parte de su “compromiso” y que su planteamiento tiene el apoyo de la ciudadanía: “Esta Navidad ha ido bien, y por lo tanto, dado que tenemos un consenso ciudadano bastante generalizado, vamos a continuar, consensuándolo por supuesto al máximo posible”, afirma la portavoz del gobierno municipal, Rita Maestre.

Sin embargo, en la web del Consistorio Madrid Decide, donde se depositan las propuestas que pueden llegar a referéndum, los proyectos vinculados a la Gran Vía no gozan de un particular éxito. Para encontrar una idea referida a la principal arteria de centro hay que adentrarse más allá de las 50 propuestas más votadas, y llegar hasta las que cosechan menos de 1.000 votos.

La portavoz de los socialistas, Purificación Causapié, dijo estar de acuerdo con que la consulta no cuestione de forma directa si se cierra al tráfico a los no residentes en la Gran Vía. La necesidad de un Área de Prioridad Residencial (APR) para el centro que incluía a esta calle —solo pasarán los residentes y algunos servicios— ya se aprobó en un pleno municipal, argumentó.

PP y Ciudadanos, en cambio, clamaron contra la decisión del Consistorio de convocar la consulta. El PP, liderado por Esperanza Aguirre, calificó de “engaño” el referéndum anunciado por Ahora Madrid, puesto que “la decisión ya está tomada”. La portavoz de Ciudadanos, Begoña Villacís, lamentó la falta de una quinta opción en la papeleta: “¿Dónde está la libertad cuando la gente no puede expresar si ese es su modelo o no?”, se preguntó.

Cuatro preguntas nuevas en la papeleta

Consulta. El Ayuntamiento de Madrid convocó entre el 13 y el 19 de febrero una consulta ciudadana sobre la remodelación de la plaza de España y otras dos propuestas sobre sostenibilidad y transporte. El Consistorio añadió otras cuatro preguntas sobre el futuro de la Gran Vía, a las que podrán contestar todos los madrileños mayores de 16 años (en total, 2,7 millones de personas). Estas son las cuatro nuevas preguntas:

1. Aceras. ¿Estás de acuerdo con mejorar el espacio peatonal de la Gran Vía mediante la ampliación de sus aceras?

2. Pasos peatonales. ¿Consideras que sería necesario incrementar el número de pasos peatonales de la Gran Vía para mejorar la comunicación peatonal?

3. Plazas traseras. ¿Consideras necesario mejorar las condiciones de las plazas traseras vinculadas a Gran Vía para que puedan ser utilizadas como espacio de descanso y/o de estancia?

4. Transporte público. ¿Estás de acuerdo en que el transporte público colectivo debe mantener su prioridad en la circulación rodada en la Gran Vía?

Dónde votar. Los madrileños podrán votar en urnas instaladas en centros municipales y a través de Internet, en la web municipal de participación ciudadana, Decide Madrid.

Costes. El coste añadido tras la inclusión de las preguntas sobre la Gran Vía con respecto a la consulta de la plaza de España es el de la impresión de las nuevas papeletas. El Ayuntamiento calcula que el gasto se moverá entre los 100.000 y 600.000 euros, dependiendo del grado de participación.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información