Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una nevada de época sepulta las comarcas centrales de Alicante

Más de 1.000 vehículos han quedado inmovilizados en puntos de la A-7 y A-31 por el temporal

Una nevada de época sepulta desde primera hora de la mañana las comarcas centrales de Alicante y ha dejado incomunicada durante horas la ciudad de Alcoi. El riesgo de nevadas se extiende además a toda la provincia de Valencia, sobre todo, a las zonas del interior. El delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Juan Carlos Moraques, ha pedido precaución. Más de 1.000 vehículos han quedado inmovilizados en varios puntos de las autovías A-7 y A-31, en la provincia de Alicante, a causa del temporal.

Algunos de los vehículos afectados han sido sacados de las autovías y desviados a áreas de descanso próximas, mientras que otros permanecen parados ante la imposibilidad de continuar, pero por el momento no han sido necesario llevar a cabo ningún rescate de personas. En torno a las siete de la tarde, la Guardia Civil ha informado de la reapertura de todos los tramos en la provincia de Alicante de las autovías A-31 (hacia Albacete), la A-7 (a Valencia),  lo que ha permitido que el número de coches inmovilizados por la nieve se haya reducido drásticamente.

Las máquinas quitanieve y las expendedoras de salmuera -unas 66 en total- han trabajado a pleno rendimiento en la jornada más complicada de la ola de frío que recorre España. "Estamos preocupados por esas dos autovías",  ha dicho Moragues tras reunirse esta mañana en la Jefatura Provincial de Tráfico de Valencia con los técnicos. 

El tramo de la A-7, que une la capital alicantina y Valencia por el interior ha quedado cerrada entre los kilómetros 282 y 419, y se ha convertido en una jaula donde han quedado atrapados centenares de conductores. Muchos de ellos han tenido que ser rescatados por los bomberos. Igualmente se ha visto interrumpida la circulación en la conexión con Madrid, la A-31.

Dos vecinos de Famorca se dirigen a coger leña entre una espesa capa de nieve. ver fotogalería
Dos vecinos de Famorca se dirigen a coger leña entre una espesa capa de nieve. EFE

La Policía Local de Villena recomendaba el uso de cadenas en el casco urbano. La nieve, tan poco frecuente en esta zona del sureste peninsular, ha dejado durante las últimas horas estampas insólitas con playas blancas desde Dénia hasta Torrevieja. 

Los copos han vuelto a comenzar a caer esta madrugada, aunque en cotas más altas, a partir de los 300 metros, aproximadamente. El caos se ha apoderado de las carreteras, sobre todo en el Alto y Medio Vinalopó, l'Alcoià y El Comtat. El temporal ha obligado a cerrar la CV-81, la CV-80, la CV-806, la CV-803, la CV-800, la CV-797, la CV-805, la CV-801 y la CV-798, entre otras.

Las máquinas quitanieve no han dado abasto. Los servicios de emergencias no han parado. Las principales ciudades han habilitado gimnasios y polideportivos como albergues para las personas sin hogar, pues las temperaturas gélidas registradas esta madrugada se han remontado. En Tibi, a solo 30 kilómetros de Alicante, se han producido cortes de luz.

Ibi, Castalla, Onil o Banyeres de Mariola están cubiertas de blanco. Y en Alcoi se ha suspendido el servicio de transporte urbano y el acceso a la ciudad desde la A-7 no ha podido ser reabierto hasta pasadas las 12.00 horas, según la Dirección General de Tráfico. Y donde no nieva, llueve. Intensos aguaceros han anegado calles e inundado garajes y bajos comerciales. El depósito anticontaminación de Aguas de Alicante, ubicado en el barrio de San Gabriel de la capital, ha almacenado en las últimas horas cerca de 64.000 metros cúbicos de aguas sucias que luego serán depuradas en otra instalación para poder ser reutilizadas en la agricultura.

En la localidad de Bocairent, una quitanieves ha abierto el paso hasta el Hospital de Ontinyent a una ambulancia que trasladaba a una mujer de parto en plena nevada. La gestante había ido al centro de salud de la localidad tras romper aguas. La Policía Local ha trasladado en un vehículo policial a la embarazada hasta la carretera, donde se ha subido a una ambulancia del Servicio de Ayuda Médica Urgente (SAMU), mientras la quitanieves iba abriendo camino hasta el centro hospitalario.

El temporal de frío ha afectado también al normal funcionamiento de los centros escolares. Un total de 70 municipios valencianos han suspendido este jueves la actividad escolar, lo que ha dejado sin clase a unos 70.000 alumnos, según la Consejería de Educación. Del total de municipios que han suspendido las clases, once corresponden a la provincia de Valencia (Aielo de Malferit, Albaida, Bocairent, Fontanars dels Alforins, La Pobla del Duc, Ontinyent, Otos, Moixent, La Font de la Figuera, Castelló de Rugat y Salem), y los otros 50 a la de Alicante.

El temporal de nieve se suaviza

Según el delegado de Aemet en la Comunidad Valenciana, Ramón Tamayo, es "difícil" que nieve en Valencia y, en general, en toda la costa de la provincia dado que las temperaturas han oscilado entre los 5 y 7 grados-. Puede nevar a lo largo del día, en función del descenso de temperaturas, en localidades como Manises, Chiva o Turís.

"Mañana se suavizará el temporal de nieve y pasaremos a una situación de alerta por fuertes precipitaciones. Hoy", ha insistido Tamayo, "es la situación más adversa en cuanto a nevadas", que pueden producirse a partir de los 300 o 400 metros de altitud.

Los puertos de Valencia y de Gandia (Valencia) se han visto también afectados por el temporal y se han cerrado al tráfico. En Valencia, el Ayuntamiento ha cerrado al público los nueve parques y jardines de la ciudad que tienen una valla alrededor, como los de Viveros o los de Monforte, ante la alerta por fuertes rachas de viento.

En Castellón, los equipos forestales del Consorcio de Bomberos han tenido que rescatar esta tarde a seis escolares de Villahermosa del Río al quedar cruzado en la carretera el autobús que les traslada a diario hasta el instituto, aunque todos se encuentran bien, informa María Pitarch. Sus efectivos han atendido también a 11 vehículos que circulaban sin cadenas en varios puntos de la red provincial de carreteras, en poblaciones como Benassal, Morella, Vilafranca, Fredes, La Pobla de Benifassà o Caudiel.

La Autovía Mudéjar (A-23), que conecta las provincias de Castellón y Valencia con Teruel permanece cortada en ambos sentidos de circulación entre las poblaciones de Barracas y Viver por la nieve, al igual que la N-232 en Morella. La Guardia Civil aconseja no transitar por ninguna de las carreteras secundarias de las zonas de interior y montañosas de la provincia.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información