Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puig lamenta las ausencias de la Conferencia de Presidentes

El presidente valenciano defiende la reapertura de Canal 9

El presidente valenciano, Ximo Puig.

El presidente de la Generalitat valenciana, el socialista Ximo Puig, ha reclamado este miércoles que el nuevo sistema de financiación autonómica "garantice la equidad de todos los españoles en los servicios públicos fundamentales", algo que considera que no sucede con la Comunidad Valenciana bajo el actual modelo. Puig ha lamentado la ausencia de Cataluña y País Vasco de la Conferencia de Presidentes Autonómicos donde se aprobó la reforma del sistema. Y ha defendido la reapertura de una radiotelevisión pública valenciana prevista para este año.

Puig, que ha sido entrevistado por EL PAÍS en una emisión emitida a través de Facebook, ha recordado que la Comunidad Valenciana es la autonomía más endeudada con relación a su PIB. Y la única que, pese a tener una riqueza inferior a la media española, es contribuyente neta al sistema. La reforma requiere la participación de todos y puede servir para rebajar tensiones territoriales, según Puig, que ha lamentado la ausencia del presidente catalán, Carles Puigdemont, y del lehendakari, Iñigo Urkullu, de un "espacio común".

El presidente valenciano, que ha podido ser preguntado por los espectadores, ha defendido la reapertura de la radiotelevisión pública valenciana, cuyo principal referente era Canal 9, cerrada hace tres años y medio por el anterior Ejecutivo autonómico del PP. Puig ha argumentado razones de carácter cultural, como la difusión del valenciano, así como la contribución que supondrá para "reforzar el ecosistema informativo" de la comunidad autónoma.

En los 20 meses que lleva al frente de la Comunidad Valenciana, "se han levantado numerosas hipotecas" heredadas de la etapa anterior, ha mantenido Puig, "como la reputacional". "Sin caer en triunfalismos, en muchas cosas hemos avanzado más que en 20 años", ha agregado.

Puig ha defendido el funcionamiento de su Ejecutivo, del que forma parte también Compromís con apoyo parlamentario de Podemos, basado, según ha dicho, en "el diálogo y el entendimiento" y en atender las necesidades de los ciudadanos.

En la primera mitad de la legislatura, la Generalitat ha llevado a cabo no solo cuestiones que "se presuponen a un Gobierno de izquierdas", como la eliminación mediante compensación de los copagos farmacéuticos, sino también "una gestión de la economía que demuestra que no es cierto que la derecha gestione mejor", con un crecimiento del 3,9% del PIB el pasado año.

Puig ha defendido la reversión de las concesiones sanitarias de la Comunidad Valenciana aprobadas por el PP, que desde su punto de vista "han terminado en conflicto", a medida que vayan venciendo.

Debate sereno en el PSOE

El líder territorial socialista ha evitado pronunciarse sobre quién cree que debería tomar el timón de su partido, pero ha pedido que el debate que debe afrontar el PSOE sea "sano, no de hooligans", y ha afirmado que "nadie ha traicionado a nadie".

"La fanatización es lo peor, es destruir la ilustración. Las verdades absolutas no existen y la política necesita acuerdos. Se puede defender una cosa y la contraria. Hablar de traición es una aberración", ha respondido Puig, que ha dado, sin embargo, una visión esperanzadora del partido: "Estábamos en la UCI y ahora estamos en proceso de salir democráticamente".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información