Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sindicatos piden el cese del consejero de Justicia por el deterioro de los juzgados

Los técnicos valoran hoy la calidad del aire de la sede de Torrejón de Ardoz cerrada por insalubre

Ángel Garrido, en una visita al pantano de El Atazar el pasado abril.
Ángel Garrido, en una visita al pantano de El Atazar el pasado abril.

Los cuatro principales sindicatos en el ámbito de la Justicia en la Comunidad de Madrid (Csif, Staj, CC OO y UGT) ha reclamado este miércoles el cese del consejero de Presidencia y Justicia de la región, Ángel Garrido. En un comunicado conjunto, señalan a Garrido como responsable de “la situación de deterioro que atraviesa actualmente la Administración de Justicia madrileña tanto en medios materiales” como en las condiciones laborales.

Aseguran que “las plantillas son totalmente insuficientes”, que las vacantes no se cubren y que la temporalidad alcanza a casi un tercio de los trabajadores. En cuanto a las infraestructuras, la situación que describen es de “una evidente falta de inversión”, que no llega “ni siquiera al mantenimiento de las existentes”, con inmuebles “sin espacio, sucios y que en la mayor parte de ellos se incumplen la normativa de seguridad y salubridad”. Además, aseguran que tampoco se hace el esfuerzo suficiente en la “implantación de nuevas y más rápidas aplicaciones informáticas y telemáticas, en la modernización de equipos informáticos y técnicos”.

Los jueces también han puesto de manifiesto en los últimos años que las sedes judiciales son viejas e inadecuadas; la última Memoria del Tribunal Superior de Justicia de Madrid habla de “edificios obsoletos carentes de las mínimas condiciones de seguridad estructural”. Y el propio Gobierno regional ha admitido el problema, aunque asegura que está tratando de paliarlo con más presupuesto de mantenimiento para compensar los fuertes recortes en este capítulo que se produjeron durante la crisis.

Pero un reciente suceso ha devuelto a la actualidad la vieja situación: el pasado lunes, la decana de Torrejón de Ardoz cerró por falta de salubridad el Juzgado de Violencia Contra la Mujer y de Primera Instancia número 5. Los empleados estaban sufriendo dolores de cabeza y picor de ojos y garganta por culpa de los restos de un pequeño incendio que se había declarado en el local unos días antes.

Denuncia ante la Inspección de Trabajo

La Consejería de Justicia, explica una portavoz, ha contratado a una empresa especializada en limpiezas a fondo que ha estado trabajando durante la tarde y la noche del lunes y ayer, martes. Hoy a primera hora, tras las 24 horas de margen que había que dejar para asegurarse de los resultados, los técnicos de una tercera firma especializada medirán la calidad del aire en el juzgado, ubicado en el número 18 de la calle Granados de Torrejón de Ardoz. Si la calidad vuelve a ser buena, la decana reabrirá previsiblemente la sede judicial.

Csif ha denunciado ante la Inspección de Trabajo "la precaria situación" en la que se encuentra esta sede. El sindicato asegura que la alarma antincendios no se activó en ningún momento durante el incendio y que, además, la puerta de emergencia se encontraba cerrada con llave, por lo que los trabajadores tuvieron que salir por la puerta donde se encontraba el origen del incendio.

"Los funcionarios desconocían el plan de evacuación del edificio de emergencia y esto podría haber producido un resultado mucho más grave para la integridad física de los funcionarios y público en general", dice la denuncia, según un comunicado del sindicato.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información