La CUP pide a Puigdemont que se arremangue para pactar las cuentas

Salellas dice que el Gobierno no ha cedido en casi nada y confía en el president porque comparten con él su nulo apego a la silla

De izquierda a derecha, Benet Salellas, Eulàlia Reguant, Quim Arrufat y Anna Gabriel.
De izquierda a derecha, Benet Salellas, Eulàlia Reguant, Quim Arrufat y Anna Gabriel.Carles Ribas

La CUP solicitó anoche directamente a Carles Puigdemont que se “arremangue” y se “implique mucho más” en conseguir que los Presupuestos incluyan una fiscalidad más justa y mejoras en la escuela pública. Durante un acto bajo el lema Tumbemos el Régimen; construyamos República, los anticapitalistas enviaron ese mensaje al president reiterara su amenaza de que no tendrá más remedio que poner fina la legislatura si no logra que se aprueben las cuentas. Los diputados de la CUP lanzaron un guiño a Puigdemont al afirmar que comparten con él su nulo apego al cargo.

Más información
El colapso de urgencias abre otra brecha entre Junts Pel Sí y la CUP
Puigdemont llama al Gobierno a “dejarse conducir por el diálogo”

Los anticapitalistas creen que la negociación con el Gobierno no ha funcionado porque no ha aceptado sus reivindicaciones. “Hay quien dice que nos ha ofrecido todo cuando no han cedido a casi nada. Y solo pedimos dos cosas: educación pública y una fiscalidad justa”, apuntó Benet Salellas. El diputado confió en tejer la complicidad con Puigdemont porque la CUP, alegó, tampoco tiene intención de “salvar” las sillas. “No hemos venido a ganar nada personal. Y en eso establecemos un punto de encuentro y le pedimos más implicación”, señaló recordando que hay convocadas dos huelgas en educación. “Tenemos el país roto con tanta desigualdad”, dijo.

Ni una mención a Junqueras

La CUP está decepcionada con las escasas mejoras sociales que, a su juicio, han conseguido con el Departamento de Economía dirigido por Oriol Junqueras. Anna Gabriel señaló el lunes que apenas había avanzado ni en fiscalidad (el PDEcat se niega) ni en poner freno a las entidades bancarias o a las multinacionales. Durante la conferencia, Salellas solo aludió a Puigdemont e ignoró a Junqueras. El republicano, a diferencia del presidente catalán, sí que en principio será candidato a las próximas elecciones.

En un acto en el Museo de Historia de Barcelona, los diputados Salellas, Eulàlia Reguant y Anna Gabriel y Quim Arrufat, portavoz del secretariado de la CUP, reivindicaron el referéndum y su plan para que el Gobierno redistribuya partidas ya asignadas a fondos sociales (700 millones de euros). “Queremos revertir los recortes y redistribuir la riqueza. Así se amplía la base y se gana el referéndum”, recalcaron. La conferencia, a la que asistieron líderes de partidos soberanistas, se inscribe en la campaña de la CUP para que se aprueben sus enmiendas a las cuentas con movilización popular al alentar la huelga en educación e instar al personal sanitario a abrir camas cerradas.

El pulso sobre las cuentas se resolverá el día 28 cuando la militancia de la CUP despeje el dilema. Con un vocabulario más comedido que otras veces, los anticapitalistas no dijeron sentirse víctimas de un chantaje y recordaron que no han puesto “líneas rojas”. Sin embargo, avisaron de que el referéndum no puede ser moneda de cambio porque es patrimonio de todos. “No se puede perder por “tacticismo o electoralismo. “Si retrocedemos, tenemos régimen [del 78] para años”, alertó. Gabriel pidió no perder tiempo e instó al Ejecutivo a pasar de las palabras a los hechos y fijar una fecha para el referéndum.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El mensaje de la CUP no gustó en el PDEcat. El coordinador de organización del partido, David Bonvehí, replicó, a través de un mensaje en las redes sociales, que el presidente de la Generalitat sale "cada día arremangado de casa y todo el mundo debería hacer lo mismo".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS