Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Tribunal de Cuentas investiga la concesión de un aparcamiento de Villalba

El organismo ha abierto diligencias preliminares de 15 concesiones de servicios en varios Ayuntamientos madrileños

El aparcamiento de Collado Villalba ayer.
El aparcamiento de Collado Villalba ayer.

El Tribunal de Cuentas, a raíz de una auditoría pública, ha abierto diligencias preliminares para investigar irregularidades detectadas en la gestión y control de 15 concesiones de servicios públicos, entre ellas la del túnel y aparcamiento construido en el centro de Collado Villalba. La infraestructura le costó al municipio 40 millones de euros (el doble de lo presupuestado), a los que hay que añadir 1,3 millones de euros anuales hasta que finalice la concesión en 2046. El importe final del servicio alcanzará los 111 millones, según un informe del secretario municipal.El tribunal ha pedido dividir la causa en varias independientes.

En 2016, la Cámara de Cuentas de la Comunidad de Madrid publicó un informe con el resultado de la fiscalización sobre cómo gestionan y controlan 19 Ayuntamientos (de entre 20.000 y 75.000 habitantes) las concesiones de servicios públicos a empresas privadas. La investigación se centró en aparcamientos, cementerios y servicios funerarios e instalaciones deportivas durante 2013.

Se analizaron 63 operaciones, entre ellas la construcción y explotación del aparcamiento subterráneo que se encuentra entre las calles Bailén y Honorio Lozano, en el centro de Collado-Villalba. Los técnicos comprobaron que el Ayuntamiento debía en ese momento 2,8 millones de euros a la empresa concesionaria, motivo por el cual ambas partes mantenían un litigio abierto.

En la actualidad, el municipio, gobernado por el PP, ha hecho frente a las deudas pasadas, pero ha devuelto la factura correspondiente a 2016, porque no están de acuerdo con que la empresa les facture el IVA. Para el Ayuntamiento la obra se ha convertido en un lastre económico de difícil solución, porque año tras año y hasta 2046 deben abonar un canon que empezó en 1,3 millones, pero que se incrementa en un 2,5% los años posteriores. Además, la obra se disparó al doble de lo presupuestado, de los 20 millones iniciales a 40.

Con carácter general, el informe de la Cámara de Cuentas revela falta de inspección por parte de los municipios auditados. La mayoría “no facilita información económica periódica completa de la explotación”, aseguran. Incluso en los supuestos que involucran importantes inversiones, como es el caso de las concesiones de obras. “El control efectivo está muy por debajo de las previsiones contenidas en los pliegos (de las licitaciones)”, concretan.

Tampoco consta “en la mayor parte de las concesiones” que se hayan emitido informes escritos por parte de los técnicos o funcionarios municipales. Y cuando existen, dan cuenta de “notables deficiencias por parte del concesionario”, puntualiza el informe. Entre ellas, la interrupción en la prestación del servicio, retrasos en las obras, deficiencia en el mantenimiento de las instalaciones, ausencia de pago del canon o facturas irregulares. Adicionalmente, en muchos de los casos, los pueblos “no han facilitado la información concluyente acerca de las deudas de las empresas con los Ayuntamientos”.

El Ministerio Fiscal se hizo eco de las “diversas irregularidades” detectadas en dicho documento y, como consecuencia, la sala de Enjuiciamiento del Tribunal de Cuentas abrió las diligencias preliminares que ahora están en marcha. El organismo se encarga de fiscalizar el sector público de enjuiciar la responsabilidad contable. En diciembre pasado los Ayuntamientos a los que se investiga (Valdemoro, Majadahonda, Villalba, Aranjuez, Pinto, Tres Cantos, Ciempozuelos y Mejorada del Campo), recibieron un escrito de este tribunal para convertir lo que es una sola pieza en 15 causas independientes dado “el número de corporaciones afectadas y la heterogeneidad de los hechos”.

Ante la laxitud detectada en los controles, los auditores recomendaron a los responsables municipales establecer un inventario de todas las operaciones, además de la creación de bases de datos informatizadas con los documentos de cada concesión. En cuanto a la información de carácter económico, debe permitir evaluar en todo momento la idoneidad de la tarifa y el equilibrio de la concesión.

 

Con problemas desde el inicio de la construcción

La construcción de un túnel (343 metros de longitud) y aparcamiento (de 771 plazas) en el centro de Collado Villalba estuvo rodeada de problemas desde antes de su inauguración. El proyecto fue adjudicado en el pleno de 21 de marzo de 2006 con los votos a favor del PSOE (que gobernó el municipio de 1999 a 2011), y las reticencias de la oposición que votó en contra.

El coste les parecía excesivo e incluso propusieron una consulta popular que no salió adelante. Ganó la licitación la Unión Temporal de Empresas (UTE) Ortiz-Cover, que preveía el pago de las obras y de un canon anual hasta dentro de 29 años de 1,3 millones inicial, que se incrementa un 2,5% anual.

Los retrasos empezaron a lastrar la obra, que tenía que estar finalizada en 12 meses. La construcción se alargó debido a que aparecieron grietas en edificios colindantes y se produjeron dos modificaciones de contrato que duplicaron el importe inicial previsto. Finalmente, el túnel y el estacionamiento se inauguraron a principios de 2010.

El aparcamiento nunca ha conseguido despegar, por lo que el Ayuntamiento decidió en 2013 asumir el coste para que los ciudadanos aparcaran gratis. La planta segunda del parking permanecía cerrada a cal y canto por la falta de clientes en esas fechas. El acuerdo con la concesionaria llegó a su término en 2015 y no se ha renovado. La empresa adjudicataria gestiona además otro estacionamiento de 300 plazas que ya existía.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram