Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Absuelto el ‘ultra’ acusado de amenazar a David Fernàndez (CUP)

El juez cree que no hay pruebas suficientes para condenar al joven neonazi

El diputado David Fernàndez ( CUP) en el Parlament.
El diputado David Fernàndez ( CUP) en el Parlament.

Miguel V., el ultra acusado de amenazar al exdiputado de la CUP David Fernàndez, ha sido absuelto. El juez concluye que no hay ninguna “prueba objetiva” para condenarle, ya que solo existen las “versiones contradictorias” de víctima y acusado. Fernàndez denunció al joven neonazi porque, el pasado 16 de abril, se le acercó en el paseo de Sant Joan de Barcelona y amenazó con darle una paliza. En el juicio, el acusado aceptó que fue a su encuentro. Pero negó que le amenazara y afirmó que solo le recriminó haber acudido a recibir, a la salida de prisión, a Arnaldo Otegi.

 

El juez considera probado que, ese día, Fernàndez “fue abordado” por Miguel V., que “comenzó a increparle y recriminarle sus ideas políticas”. Pero concluye que no está “suficientemente probado” que le amedrentara con expresiones como “te voy a dar una paliza ahora mismo”, “te voy a destrozar” o “no será hoy pero será otro día, esto es una cuenta atrás”. Al tratarse de la palabra de uno contra el otro, el juez ve “lógico, humano y prudente” absolver a Miguel V. de un delito leve de amenazas, por el que afrontaba el pago de una multa y una indemnización de 600 euros. “Resulta más útil a las estructuras sociales de un país la libertad de cargos de un culpable que la condena de un inocente”, señala en su sentencia, a la que ha accedido EL PAÍS.


En el juicio, Fernàndez relató las amenazas y agregó que el neonazi incluso se llevó la mano en el bolsillo. “No sabía cómo podía terminar todo aquello”, declaró. Horas más tarde, según su versión, Miguel V. volvió a aparecer cerca de su casa y le fotografió. De ese segundo episodio fue testigo un vecino de Fernàndez, pero se mostró “dubitativo e inseguro”, en el juicio, sobre si se habían proferido amenazas, señala el juez.

Lo que también quedó claro en la vista es la filiación ultra del acusado. Los Mossos d'Esquadra declararon que Miguel V. está identificado como miembro de los círculos neonazis de Barcelona. Participó en actividades del Casal Tramuntana y también en las manifestaciones neonazis con motivo del 12 de octubre. La Fiscalía, además, señaló que tuvo prohibida la entrada al campo del RCD Espanyol.

Miguel V. admitió el encuentro con Fernàndez, pero afirmó que fue “fortuito” y que se limitó a recriminarle cómo iba vestido y su encuentro con Otegi. “Soy español y antiindependentista pero no odio a nadie (…) Si le creé algún tipo de temor le pido disculpas, pero no fue mi intención crear miedo o trauma”, declaró.