Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juzgado de violencia machista investiga la muerte de la mujer del periodista Alfons Quintà

Los compañeros de la víctima celebran un minuto de silencio en el ambulatorio donde trabajaba

Retirada de uno de los cadáveres.

Un juzgado de Barcelona especializado en violencia machista ha asumido hoy el caso de la muerte de Victoria Bertran presuntamente en manos de su marido, el periodista Alfons Quintà, quien se suicidó con un arma de fuego tras los hechos. Este martes se han sucedido varios actos de homenaje a la víctima, que trabajaba como médico en un ambulatorio de Barcelona.

Alfons Quintà, de 73 años, dejó una nota antes de matar supuestamente a su pareja, de 57, y suicidarse con una escopeta, en la que lamentaba que la mujer se quisiera separar de él. El periodista y su pareja fueron encontrados ayer muertos en su domicilio de Les Corts de Barcelona por disparos de una escopeta. Los Mossos d'Esquadra descartan por el momento que se trate de un doble suicidio pactado y apuntan como principal hipótesis a un crimen machista, por lo que la juez de guardia que ayer procedió al levantamiento de los cadáveres se inhibirá hoy en favor del juzgado especializado en violencia machista.

Según fuentes de la investigación, Quintà dejó una nota en la que lamentaba la intención de su mujer de separarse de él, lo que lleva a los investigadores a atribuir el crimen a un caso de violencia machista. De hecho, la mujer ya no vivía con el periodista, según su entorno.

Quintà (Figueres, Girona, 1943) fue creador de los programas en catalán en Ràdio Barcelona y posteriormente fue delegado de El País en Cataluña, donde publicó varias informaciones sobre el caso Banca Catalana. En 1982 el periodista fue nombrado primer director de TV3, aunque apenas dos años después la corporación catalana de medios le rescindió el contrato. Ya en 1990 tomó las riendas del periódico El Observador, impulsado por Lluís Prenafeta y financiado por un grupo de industriales catalanes, entre ellos los hermanos Vicens.

Su trayectoria en ese medio fue igualmente corta y poco después de que viera la luz la empresa editora lo destituyó de sus cargos de consejero delegado, director general y director del diario. Quintà fue también colaborador del diario Avui, director del digital El Debat y colaborador de Diari de Girona.