Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rull acusa a Acuamed de fraude en la descontaminación del Ebro

El consejero pide explicaciones al Gobierno por haber estado encubriendo el presunto engaño

Fábricas petroquímicas en Flix.
Fábricas petroquímicas en Flix.

La empresa pública Acuamed facturó cerca de 190 millones de euros por unos trabajos de descontaminación que no completó. Es la denuncia que hizo pública ayer el consejero de Territorio, Josep Rull, al acusar a la compañía, que depende del Ministerio de Medio Ambiente, de haber cobrado las tareas de limpieza del embalse de Flix (Ribera d'Ebre) pese a haberlas dejado a medias. Rull exigió explicaciones a la ministra Isabel Garcia-Tejerina y aseguró que el ministerio ha estado encubriendo durante más de un año la chapuza. Acuamed negó que haya habido engaño y aseguró que en ningún momento ha dado la obra de limpieza por finiquitada.

La limpieza de los fangos tóxicos que había en el lecho del río Ebro, frente a la fábrica de Ercros en Flix, se detuvo hace un año, tras más de 30 meses de trabajo ininterrumpido. Acuamed había encomendado a FCC la ejecución de una operación que se definió como clave para garantizar el medio ambiente y la salud de una población de más de 800.000 personas. Las altas concentraciones de mercurio detectadas en el agua convertía el embalse de Flix en una potencial bomba tóxica. Según la Generalitat, el Ministerio de Medio Ambiente “aseguró” en diciembre de 2015 que la retirada de los lodos contaminados se había completado. “Estamos ante un nuevo incumplimiento del Estado”, lamentó ayer Rull, sin ahorrarse duras palabras para la ministra García Tejerina. “Que venga a dar explicaciones”, le desafió.

Tras meses de desconfianza, la alarma se activó el jueves. Durante una reunión de la comisión de seguimiento de la obra de descontaminación, los técnicos de Acuamed admitieron que quedaba una parte de los lodos por retirar. La compañía no facilita datos sobre qué cantidad resta en el lecho del Ebro pero la Generalitat alude a “100.000 metros cúbicos”. Esta cantidad equivaldría a unas 40 piscinas olímpicas llenas a rebosar y representaría más del 10% del residuo químico que yacía en el fondo del río. “Inaceptable”, denunció la Generalitat.

Acuamed, por su parte, se mostró sorprendida ante las acusaciones de Territorio y advirtió de que la obra no se dio jamás por concluida. La compañía apuntó que, con independencia de lo que diga FCC, aspira adjudicarse otro contrato millonario por purificar el agua del embalse, el pliego inicial del contrato de limpieza incluía lodos y purificación del agua. “Si no hemos retirado las barreras del embalse es obvio que consideramos que la obra no está terminada”, apuntó Acuamed.