Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat rebajará la deducción por vivienda a 250.000 contribuyentes

Junqueras lanza una batería de impuestos para atar el apoyo de la CUP a los Presupuestos

El vicepresidente Oriol Junqueras y el presidente Carles Puigdemont.
El vicepresidente Oriol Junqueras y el presidente Carles Puigdemont.

El Gobierno catalán ultima una batería de impuestos con la que espera lograr el apoyo de la CUP a los Presupuestos para el año que viene. Tras semanas de negociaciones entre Junts pel Sí y los anticapitalistas, este jueves el Departamento de Vicepresidencia, Economía y Hacienda explicó las medidas fiscales que incluirá en la llamada ley de Acompañamiento.

Entre esos impuestos no están dos de las principales reclamaciones de la CUP: la creación de un tributo sobre las grandes fortunas y un aumento de los tipos máximos del IRPF. En lugar de eso, se ha optado por un gravamen sobre los “bienes no productivos” a nombre de empresas —como inmuebles o yates— y reducir las deducciones por la compra de viviendas a todos los contribuyentes con una renta de más de 30.000 euros anuales, lo cual afecta a 250.000 personas. La Generalitat espera aumentar la recaudación en 121,2 millones el año que viene y 181,3 millones en 2018. Estas son algunas de las novedades.

Impuesto sobre grandes superficies. Este tributo, que se elevó al Tribunal de la UE, se reforma para gravar los efectos medioambientales de grandes superficies. Estas pagarán 0,18 euros por vehículo que entre en su garaje a partir de 27.000 coches anuales. Con esta medida, se espera recaudar 17,3 millones de euros.

Tasa turística. Todas las viviendas de uso turístico estarán sujetas a este impuesto. Los viajeros que se alojen en apartamentos de Barcelona abonarán 2,25 euros por noche, y los que lo hagan en otras localidades, 0,9 euros. Como novedad, se crea la figura del “asistente de recaudación”, que implica que las plataformas como Airbnb o HomeAway deberán ingresar a la Agencia Tributaria de Cataluña la recaudación por esa tasa, con independencia de si el apartamento es legal o no. También se verán afectados todos los cruceristas, incluso quienes estén menos de 12 horas en alguna población catalana. Estos deberán abonar 0,65 euros por estancia. La reforma entrará en vigor el 1 de abril y supondrá ingresar 7,6 millones de euros más que ahora.

Impuesto sobre el riesgo medioambiental radiológico. Es el antiguo impuesto sobre las nucleares, tumbado por el Constitucional. La Generalitat gravará el “número de desintegraciones nucleares”. Con este tributo, la Generalitat espera recaudar 28 millones el año que viene y 60 millones de forma anual cuando esté en plena aplicación.

Tributo sobre las bebidas azúcar. El Gobierno de Artur Mas ya trató de instaurarlo, pero cedió a la presión de la industria y de EE UU. La Generalitat ha decidido recuperarlo después de que la Organización Mundial de la Salud recomendara aplicarlo para para desincentivar el consumo de estas bebidas. Se cobrará 0,08 euros por litro en bebidas que tengan de cinco a ocho gramos de azúcar por cada 100 mililitros y 0,12 euros por litro en bebidas de más de ocho gramos de azúcar por cada 100 mililitros. La medida entrará en vigor el 1 de abril de 2017 y supondrá unos ingresos de 41,3 millones anuales.

Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). La Generalitat suprimirá las deducciones para inversiones en empresas del Mercado Alternativo Bursátil, con lo que ahorrará 1,2 millones anuales. Además, suprimirá parte de la deducción para quienes compraran viviendas antes de 2011. En su tramo autonómico, la Generalitat aplicaba una deducción del 9% (en lugar del 7,5% general) a colectivos como jóvenes, personas en paro o con hijos a cargo. Esos supuestos se ceñirán a quienes tengan una renta de menos de 30.000 euros anuales, lo cual afecta a unos 250.000 contribuyentes. La medida permitirá recaudar 12,6 millones más al año y evitará subir el IRPF a las rentas más altas.

Impuesto de transmisiones patrimoniales (ITP). El tipo impositivo será del 11%, en lugar del 10%, para las compraventas de inmuebles de más de un millón de euros. Además, las transmisiones de bienes muebles (oro, aeronaves, maquinaria) se gravarán con un tipo del 5%.

Impuesto sobre el juego. Se actualizarán las tarifas para máquinas tragaperras de bares, bingos y casinos.

Impuesto sobre “activos no productivos”. Es un tributo sobre bienes inmuebles, embarcaciones, coches de lujo o aeronaves a nombre de personas jurídicas que no se usen para la actividad económica, sino con fines particulares. La medida se tramitará con una ley específica y viene a suplir el impuesto sobre las grandes fortunas que pedía la CUP.